Web-Blog

Epistemología



Rodolfo-J. Rodríguez R.

rodolfojrr@gmail.com

about.me/rodolfojrr

San José, Costa Rica,

América Central




 


Calendario

     Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Subscripción

Sindicación

Ciencias y tecnologías económicas

Latindex

Programas de investigación filosófica

Las ontologías materialistas

Por Episteme - 17 de Septiembre, 2007, 6:26, Categoría: Ontología

Las ontologías materialistas

de J. F. Mora, M. Bunge y G. Bueno

Pensadores en estrecho contacto con la ciencia y la filosofía de la ciencia como José Ferrater Mora, Mario Bunge y Gustavo Bueno han desarrollado ontologías materialistas muy potentes en nuestra época. 

José Ferrater Mora, en explícita confrontación con Moulines, persiste en el empeño de formular conjeturas respecto del mundo, que se pueden agrupar bajo el rótulo de materialismo, si por éste entendemos "una concepción según la cual: 

a) lo que hay precisamente es el mundo material. 

b) el mundo material tiene rasgos que permiten el autoensamblaje de algunos de sus componentes para formar organismos; 

c) muchos (si no todos) de los organismos se comportan socialmente; 

d) algunos de los comportamientos sociales dan origen a comportamientos y a productos culturales; 

e) dentro de los productos culturales figuran métodos que aspiran a servir de criterios para determinar la racionalidad y, en un último extremo (posiblemente inalcanzable) la universalidad de la conducta y el conocimiento" (De la materia a la razón). 

El materialismo de Ferrater es emergentista, evolucionista, continuista, realista crítico desde el punto de vista epistemológico, empirista y racionalista a la vez, relativista, integracionista y sistémico. Es un pensamiento pluralista que estratifica la realidad en cuatro niveles: físico, orgánico, social y cultural, entre los que se establecen relaciones de continuidad. 

Por su parte Mario Bunge desarrolla una ontología de carácter materialista, que integra en su seno una concepción materialista de la vida, una teoría materialista de la mente y una concepción materialista de la cultura, basadas todas en la idea de que "todo ente material es cambiable cuando menos en lo que se refiere a su posición respecto de otros entes materiales" (Materialismo y ciencia). Esta idea última de posibilidad de cambio es lo común a todos los conceptos de materia que se han ido dando a lo largo de la historia. Para Bunge, el materialismo no es una filosofía única, sino una familia de ontologías que tienen en común la tesis de que "cuanto existe realmente es material", o la tesis inversa de que "los objetos inmateriales tales como las ideas carecen de existencia independiente de las cosas materiales tales como cerebros". El materialismo de Bunge caracteriza un objeto material como aquel que puede estar por lo menos en dos estados, de modo que puede saltar de uno a otro; y su idea de materia coincide con "el conjunto de todos los objetos materiales o entes". Dado que la materia para Bunge es un conjunto, es decir, un objeto abstracto, no existe de la manera en que existen los objetos materiales y no es material a su vez. Para Bunge la realidad es idéntica con la materia; es decir, los únicos objetos reales son los materiales. 

El materialismo de Bunge es un monismo substancial (sólo hay una substancia) pero es un pluralismo de propiedades. En ese sentido se podrá relacionar con la versión óntica del materialismo, en la cual una única energía dinámica da lugar a diferentes propiedades, según las diversas configuraciones que adopta. Este materialismo bungiano es emergentista, y distingue varios niveles de entes, en concreto cinco: físico, químico, biológico, social y técnico. 

La ontología materialista defendida por el filósofo argentino ha sido expuesta y formalizada en dos volúmenes (el III y el IV) de su Tratado de Filosofía Básica, y presenta las siguientes características: 

a) es exacta (todo concepto es exacto o exactificable); 

b) sistemática (toda hipótesis pertenece a un sistema hipotético-deductivo); 

c) científica (toda hipótesis es compatible con la ciencia contemporánea); 

d) dinamicista (todo ente es cambiable); 

e) sistémica (todo ente es un sistema o un componente de algún sistema); 

f) emergentista (todo sistema posee propiedades que no poseen sus componentes); 

g) evolucionista (toda emergencia original es una etapa de algún proceso evolutivo). 

Con esta ontología materialista, Bunge pretende superar los defectos de las ontologías materialistas vigentes hasta ahora, que son inexactas, metafóricas, asistemáticas, dogmáticas, anticuadas y fisicalistas o reduccionistas. Con su propuesta Bunge intenta armonizar el materialismo con el racionalismo en contra de filósofos como Popper que mantienen actitudes espiritualistas en problemas como el de la mente, según nos cuenta Miguel Ángel Quintanilla en su obra A favor de la razón. 

Gustavo Bueno, a diferencia de Ferrater y Bunge, en su propuesta de estratificación de la realidad no distingue entre lo orgánico y lo inorgánico, es decir, entre lo físico-químico y lo biológico, y, al igual que Popper, une dichos estratos en uno que agruparía los "objetos externos". 

Bueno distingue, en su concepción ontológica de la realidad, un materialismo ontológico-general y un materialismo ontológico-especial. El primero, expresión de la Ontología general, consistiría en el análisis de la categoría de Materia, M, obtenida a partir de la destrucción de los límites y rasgos definitorios de las materias particulares dadas. El materialismo ontológico-especial, u Ontología especial, es la doctrina de los tres Géneros de Materialidad: M1, M2, M3. M1 es el género de lo físico-químico y lo orgánico a la vez, de lo exterior; M2 es el mundo de lo psicosocial, entendido como el ámbito fenoménico o subjetivo (tanto intra-subjetivo o psíquico como inter-subjetivo o social) de aquellos seres dotados de sistemas nerviosos complejos; M3 es el ámbito de los objetos abstractos, de las esencias, ideas y valores universales. 

Según Popper el materialismo reduciría los Mundos 2 (el psiquismo) y 3 (el cultural) al Mundo 1 (los objetos físicos), y con esto se opondría al evolucionismo emergentista que admite la independencia relativa de los Mundos 2 y 3 respecto al 1. Todas las teorías materialistas expuestas aquí (las de Ferrater, Bunge y Bueno) escapan a esa crítica de Popper, ya que todas son pluralistas y no reduccionistas. 

——————————- 

Francisco José Martínez Martínez, Metafísica, Ed. UNED, Madrid, 1991.

 

Disponible:

http://grupobunge.wordpress.com/2006/11/23/las-ontologias-materialistas-de-j-f-mora-m-bunge-y-g-bueno/

 

http://epistemología.zomblog.com
BLOG: EPISTEMOLOGÍA DE LAS TEORÍAS
RODOLFO-J.RODRIGUEZ-R
San José, Costa Rica
Blog 2: http://cognoscibilidad.blogspot.com/
E-mail: rodolfojrr@gmail.com.

ip-location 
Blogalaxia

Permalink :: Comentar | Referencias (0)