Web-Blog

Epistemología



Rodolfo-J. Rodríguez R.

rodolfojrr@gmail.com

about.me/rodolfojrr

San José, Costa Rica,

América Central




 


Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Subscripción

Sindicación

Ciencias y tecnologías económicas

Latindex

Programas de investigación filosófica

Abril del 2008

La crisis alimentaria del 2008

Por Episteme - 17 de Abril, 2008, 2:14, Categoría: Crisis de materias primas

Los cereales se vuelven salvajes

Por: Paul Krugman(*)


Estos días deben haber oído hablar mucho sobre la crisis financiera mundial. Pero hay otra crisis mundial, -pero que es subterránea-, y está afectando a mucha más gente.

Me refiero a la crisis de los alimentos. Desde hace unos pocos años los precios del trigo, el maíz, el arroz y otros productos alimenticios básicos se han doblado o triplicado, y se tiene que la mayor parte de este aumento se ha dado en unos pocos meses. Los altos precios de los alimentos pueden ser sobrellevados por los estaudienses, pero son  verdaderamente devastadores en los países pobres, donde la comida usualmente tiene un costo que abarca más de la mitad de los gastos familiares.



Se han sucitado diversos conflictos por causa de los alimentos en el mundo. Países que son productores de alimentos, desde Ucrania a Argentina, han estado limitando sus exportaciones, con la intención de proteger a sus consumidores internos, lo cuál ha provocado airadas protestas por parte de sus agricultores- y las cosas se están poniendo aún peores en los países que necesitan importar sus alimentos.(**)


¿Cómo ha ocurrido esto? La respuesta está en una combinación de las tendencias a largo plazo: mala suerte y una mala política.

Empezaremos con aquellas cosas en las que nadie ha cometido errores.

Primero, el ritmo creciente de consumo alimenticio de los chinos, esto es, el crecimiento del número de personas en las economías emergentes que, -por primera vez-, son lo suficientemente ricas como para empezar a consumir alimentos como lo hacen los occidentales. Y, en tanto que son necesarias cerca de 700 calorías de alimento animal para producir 100 calorías por pieza de carne, este cambio en la dieta, ha producido un incremento de la demanda global de granos.




En segundo lugar está el precio del petróleo. Las granjas son altamente intesivas en consumo de energía: gran parte de los B.T.U. (British Termal Unit) se orientan a la producción de fertilizantes, el funcionamiento de los tractores y por último, y no por ello menos importante, al transporte de los productos agrarios a los consumidores. Con el petróleo en  constante aumento por encima de los U$ 100 por barril, los costes en energía se han convertido en el principal factor que aumenta los costos agrarios.

Los altos precios de petróleo, en este sentido, también tienen mucho que ver con el crecimiento de China y de las otras potencias económicas emergentes. Directa o indirectamente, estas nacientes economías energéticas, están compitiendo con el resto de nosotros por los escasos recursos, incluidos el petróleo y las tierras de cultivo, aumentando los precios en todo tipo de materias primas.


En tercer lugar,
ha habido mala racha meteorológica en las principales zonas de cultivo. En particular, Australia, normalmente el segundo exportador de trigo del mundo, ha sido afectada por una sequía épica



Muy bien, hasta ahora he mencionado aquellos factores que están detrás de la crisis de los alimentos y que no se deben a fallos de nadie; pero esto no es del todo cierto. El crecimiento de China y otras economías emergentes es la principal causa del aumento de los precios del petróleo, pero la invasión de Irak -cuyos partidarios prometieron que conllevaría un abaratamiento del petróleo- ha reducido los suministros mundiales de petróleo, muy por debajo de lo que habría sido fuera de este contexto.

Y el mal tiempo, especialmente la sequía de Australia, está probablemente relacionado con el cambio climático. Así que los políticos y gobernantes que han persistido en el uso de gases que provocan el efecto invernadero también tienen alguna responsabilidad de la escasez de alimentos.

Donde los efectos de una mala política son más claros, no obstante, es en el aumento del demonio del etanol y otros biocarburantes. La conversión subencionada de cultivos en combustible, se suposo para que promover la independencia energética y ayudar a limitar el recalentamiento del planeta. Pero esta promesa fue, según la revista "Time", para decirlo sin rodeos, una "estafa".

Esto es especialmente cierto en el caso del etanol procedente del maíz: aún siendo optimistas, la producción de un galón de etanol usando maiz, se consume la mayor parte de la energía que se produce. Pero resulta que incluso las aparentemente "buenas" políticas de los biocarburantes, como en en el caso de Brasil, el uso de etanol de la caña de azúcar, acelerara el ritmo del cambio climático mediante el aumento de la deforestación.

Y mientras tanto, las tierras utilizadas para el cultivo de materias primas para biocarburantes no es la tierra disponible para cultivar alimentos, asi que los subsidios a los biocarburantes son un factor importante en la crisis alimentaria. Puede ser expresado de esta manera: las personas están muriendo de hambre en África a fin de que los políticos americanos puedan cortejar sus votos en los estados agroproductores.

¡Ah!, y en el caso de que usted se esté preguntando: todos los contendientes presidenciales estaudinenses, son tremendamente desconocedores en este tema.

Una cosa más: una de las razones de la crisis alimentaria se ha hecho tan grave, tan rápidamente, es que los principales actores del mercado de granos, han estado muy confiados en la diversificación productiva mundial. Los gobiernos y los comerciantes privados de grano usualmente tratan de mantener grandes inventarios en tiempos ordinarios, para en el caso que se presejte una mala cosecha, creado una escasez repentina. Con los años, sin embargo, estos inventarios de precaución se fueron reduciendo, sobre todo porque todo el mundo llegó a pensar que los países que sufren pérdidas de cosechas siempre puede importar los alimentos que necesitan.

Este provocó un equilibrio mundial de alimentos altamente vulnerable a una crisis que afecta a muchos países a la vez - de manera análoga que la comercialización de valores financieros complejos, que se suponía fuera de diversificar el riesgo, llevó a los mercados financieros mundiales a ser altamente vulnerables a una impactante crisis de todo el sistema financiero.
  
¿Qué se debe hacer? La necesidad más inmediata es el aumento de la ayuda a las poblaciones en peligro: el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas  hizo un desesperado llamamiento para obtener más fondos.
 

También la economía de las distintas naciones del mundo, necesitan un retorno de la incursión en los biocarburantes, que sin duda ha sido un terrible error.

Pero no esta claro cómo se podría hacer mucho al respecto. Los alimentos y un petróleo barato,  serán cosas del pasado.

(*)
Paul Robin Krugman (1953). Economista, divulgador y periodista estaudinense, cercano a los planteamientos neokeynesianos. Actualmente profesor de Economía y Asuntos Internacionales en la Universidad de Princeton. Desde 2000 escribe una columna en el periódico New York Times. Ha escrito más 200 artículos y 21 libros - alguno de ellos académicos, y otros de divulgación. Su libro: "Economía Internacional: La teoría y política", es un libro de texto estándar en la economía internacional. En Setiembre de 2003, Krugman publicó una colección de sus columnas titulada: "The Great Unraveling" ("El Gran Desenredo"), donde su argumentación principal se centraba en cómo el creciente déficit fiscal de EE.UU., generado por la disminución de impuestos, el aumento del gasto público y la guerra en Iraq, a largo plazo es insostenible, y generará eventualmente una crisis económica importante.

(**)
El gobierno mexicano eliminó el sistema de subsidios a los productores de tortillas en 1999 cuando las importaciones de maíz procedentes de Estados Unidos resultaron más baratas en el marco de lo acordado en el NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte). Asimismo y sin el consenso de la sociedad civil, el gobierno mexicano acordó la liberalización del maíz en este Tratado. Bajo sus supuestos, la apertura comercial forzaría la reconversión de cultivos hacia productos con mayor competitividad en el mercado internacional. En menos de 10 años, para el 2007 el precio de la harina de maíz -con la cual se hacen las tortillas- había subido hasta un 400%. Los incrementos se debieron al aumento en la demanda de maíz en Estados Unidos -de donde México importa el grano- para hacer biocarburante. Además, el gobierno mexicano eliminó las empresas estatales de regulación que operaban en el sector agropecuario. Esta desregulación agropecuaria en México, fue aprovechada por los grandes oligopolios trasnacionales subsidiarias de firmas estadounidenses, muchas de las cuales se vincularon a partir de fusiones o compra de acciones con las empresas mexicanas más fuertes. La integración del mercado norteamericano a favor de las transnacionales es un hecho sin precedentes, que se llevó a cabo siguiendo distintos patrones de acuerdo al tipo de producción, pero que en todos los casos significó una transferencia de renta del sector campesino al sector empresarial, con la mediación del Estado. Los mercados de los granos básicos como el maíz, el trigo, el arroz, la soya están controlados por muy pocas empresas transnacionales, subsidiarias de empresas estadounidenses, que participan en ambos lados de la frontera. Además de incidir en la fijación de los precios al productor y participar en las importaciones, pueden actuar como monopolios, tal como lo se hizo durante la crisis de la tortilla del 2007, que registró una abrupta alza de precios (entre un 42 y un 67%) al pasar de 6 pesos, a un mínimo de 8,50 pesos, que desplomó el poder de compra de los salarios. La crisis de la tortilla es la muestra del fracaso de las políticas neoliberales para la agricultura y la alimentación, que han impulsado desde hace 25 años los sucesivos gobiernos. Mostrando asimismo, que uno de los supuestos básicos del NAFTA, el de beneficiar a los consumidores, sin importar el sacrificio de los campesinos es una falacia macabra.

Por otra parte, según el último informe de la FAO: "Perspectivas de cosechas y situación alimentaria", con unas reservas cada vez más escasas, la continua fuerte demanda de cereales está manteniendo la presión ascendente sobre los precios internacionales, a pesar de la cosecha record del año 2007. Los precios internacionales del trigo fueron un 83 por ciento más elevados en enero de 2008 que un año antes. Aunque los precios son elevados, se prevé que el comercio total mundial de cereales alcance niveles máximos en 2007/08, debido en gran parte al brusco aumento en la demanda de cereales secundarios (todos a excepción del trigo y el arroz), especialmente los destinados a la alimentación animal en la Unión Europea. Además, la FAO lo advirtió sobre los efectos del cambio climático en la agricultura amenazan la vida de millones de personas en África, Asia y América Latina. También alertó sobre el aumento de los precios internacionales de los productos agrícolas, al que ha contribuido también el cambio del uso de las tierras de cultivos alimentarios para su empleo en la industria bioenergética.

En Asia, el panorama deviene cada vez más crítico. La carestía del arroz, en su techo máximo de los últimos 20 años, ha sido como un gancho al estómago de los pobres, unos dos mil quinientos millones de personas. Nadie puede contar ya con adquirir el cereal en China y la India, dos gigantes productores que cortaron de un golpe las exportaciones para garantizar la demanda doméstica. Tailandia y Vietnam, los suministradores número uno y dos respectivamente del mercado mundial, parecen a simple vista beneficiarios del alza de precios que les procura ingresos por torrentes. Sin embargo, Hanoi paró al cierre del primer trimestre del año 2008, la expansión de sus exportaciones. Se atendrá a cumplir los compromisos contraídos de 3,5 millones de toneladas tras destinar el resto de sus existencias al consumo nacional. Se espera que hasta fines de año 2008 la tonelada suba unos U$ 50  más dada las malas cosechas, la creciente demanda, el alza del precio de los combustibles, los efectos del cambio climático y la gradual desaparición de los arrozales

Todo esto parece mostrar que la crisis del arroz pone en riesgo la estabilidad social primeramente de los países asiáticos y eventualmente de muchos otros países del mundo, dependientes de la importación. Esto pues el arroz es un producto extremadamente sensible para cualquier gobierno. Es muy posible entonces que el progresivo aumento del precio, lleve a disminución y eventualmente carestía alimentaria total en muchas regiones del mundo, lo que sin duda llevará a disturbios sociales e inestabilidad política. Se tratará de una crisis alimentaria mundial en el contexto de la globalización neoliberal, que ha propiciado la concentración de la riqueza en unas pocas manos, y la expansión de la pobreza y de la inminente hambre extrema en más de mil millones de personas en el mundo.

Disponible en:
http://sinfuturoysinunduro.wordpress.com/2008/04/09/la-crisis-de-los-alimentos/
Traducción basada en la de  Pablo Lopez. Abril 9, 2008

Traducción revisada, notas  e imágenes, por: Rodolfo-J.Rodríguez-R.,17 de Abril, 2008

Original en inglés:
Grains Gone Wild
By PAUL KRUGMAN
The New York Times
Published: April 7, 2008
Op-Ed Columnist
http://www.nytimes.com/2008/04/07/opinion/07krugman.html
Vínculo directo aquí




Epistemología: la fundamentación epistemológica de las teorías
http://epistemologia.zomblog.com

Menú izquierdo: Vínculos
Menú derecho: Publicaciones en este blog

Rodolfo-J.Rodríguez-R.
San José, Costa Rica

Blog alternativo: Reflexiones desde mi cognoscibilidad:
 
http://cognoscibilidad.blogspot.com

E-mail:
rodolfojrr@gmail.com

ip-location 
Blogalaxia


Búsqueda en red de publicaciones   


 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

La Halliburton y los intereses petroleros de los políticos de Washington

Por Episteme - 16 de Abril, 2008, 20:02, Categoría: Crisis de materias primas

La Halliburton va por el petróleo de México

¿Con quién quiere Felipe Calderón asociar PEMEX?


Felipe Calderón nos dice, mediante costosos spots, que tenemos un tesoro, el petróleo, pero en el fondo del mar; que para sacarlo necesitamos "asociarnos" con empresas que tengan tecnología y el capital necesarios; pero lo que está ocultando es que ya llegó al acuerdo de entregar "el tesoro" a la Halliburton. Les enviamos la información que al respecto hemos recopilado.



¿Qué es Halliburton? ¿A qué se dedica Halliburton?


Según Wikipedia, enciclopedia en Internet, Halliburton es una empresa trasnacional de capital estadounidense. Se sospecha que uno de sus principales accionistas es el propio George W. Bush; sin embargo, se tiene la certeza de que Dick Cheney, vicepresidente de Estados Unidos, posee 433 mil acciones de Halliburton, empresa de la que fue presidente antes del año 2000.

Manu Dornbierer, con su habitual estilo epigramático, directo y profundo, nos dice en pocas líneas que es la Halliburton. Apunta: " "No es posible entender la guerra de Estados Unidos si no se conocen los vínculos del dueto Bush-Cheney en el colosal imperio del petróleo y del narcotráfico internacional"… LA MÁXIMA MAFIA ES LA PETROLERA en la que sobresalen el Presidente y el Vicepresidente del país más poderoso de la Tierra, George W. Bush y Dick Cheney. Este último ha ordeñado desde décadas a los contribuyentes estadounidenses y lo sigue haciendo a través de su compañía Halliburton en la que posee 45.5 millones de dólares. La guerra es su principal negocio. Halliburton cobra y gana dinerales por la manutención de las tropas de ocupación. Vende hasta la comida, "el rancho", de los soldados. Obviamente la megamafia se ha propuesto obtener el control absoluto del petróleo en el mundo, arrebatándolo, como vemos a sus dueños a costa de lo que sea".


Proyecto Halliburton: combinar la Guerra con los negocios

Manuel Freytas, en sus análisis acerca de Dick Cheney y George W. Bush, nos proporciona más detalles del lobby de negocios con el que Felipe Calderón busca afanosamente "asociarnos". Indica Freytas que Dick Cheney, "junto con Donald Rumsfeld y Condoleezza Rice, conforman el "terceto estratégico" de los halcones petroleros de la Casa Blanca… Su misión como vicepresidente de EEUU: [es] invadir países, expandir las ganancias del consorcio petrolero Halliburton y cuidar las espaldas del Presidente Bush, por encargo de su padre George, el jefe indiscutido de la dinastía en el poder". Cheney: "Asesorado en las sombras por su socio y amigo el ex presidente George Bush (padre de W.), se valió de esa circunstancia para colocar en la primera línea de la administración republicana a los más reputados intelectuales y tecnócratas que hoy diseñan la política militar de EEUU… Esos funcionarios, los llamados neocons, provienen principalmente del lobby sionista de Israel, la derecha cristiana, los think-tanks, las fundaciones y los grandes consorcios mediáticos -diarios y cadenas televisivas y radiales- que integran la logia empresarial contratista del Complejo Militar Industrial". Nótese aquí la común afiliación política de la megamafia petrolera, y la comandada por Felipe Calderón y Camilo Mouriño. Felipe Calderón, de la derecha mexicana y Mouriño, de la derecha española ligada a Aznar, ambos afiliados a la derecha cristiana como parte de la ultraderecha internacional conocida como los neocons o neoconservadores.

Al mando del complejo militar e industrial norteamericano, nos dice Freytas, "desde ese espacio clave empezaron a construir las nuevas coordenadas de la política exterior del Imperio y diseñaron la nueva estrategia colonizadora del Estado norteamericano: las guerras preventivas contra el "eje del mal"Desde allí el lobby construyó las principales teorías legitimadoras de la nueva invasión a Irak en base a informes falsos como lo fue, por ejemplo, la información provista a Bush sobre las armas químicas de Saddam, y sus presuntas vinculaciones con la organización Al Qaeda de Bin Laden. Experiencia que le valió el mote de "fabrica de mentiras" con que se conocía a esta oficina invisible del lobby en el Pentágono y en la Casa Blanca".

"Argumentado las crecientes dificultades que encuentra el Pentágono para reclutar soldados que combatan en las guerras de conquista de Bush, los estrategas de la defensa de EEUU han desempolvado un proyecto de privatización de las fuerzas armadas norteamericanas salido de la galera creativa del vicepresidente Dick Cheney. Como se sabe, durante la era Bush-Cheney-Rumsfeld, y con el lobby judío de los neocon operando a full en Washington, la combinación de la guerra con los negocios capitalistas (invasión militar=conquista de nuevos mercados) adquirió un grado de perfección que supera y sintetiza todo lo conocido hasta ahora".

¿Cómo se desempeña la Halliburton?
"Halliburton… es el actor dominante tanto en Irak como en Afganistán, y participa desde los negocios del petróleo y de la "reconstrucción" hasta en funciones de entrenamiento y asesoramiento militar, no sólo para las fuerzas de EE.UU. sino para el nuevo ejército iraquí". "La "veta de negocios" de los ejércitos privados incluyen servicios de custodia a empresas privadas, operaciones de seguridad, programa de interrogatorios (torturas), espionaje y entrenamientos militares, o ejercitación de escuadrones especiales (de la muerte) que operan en la clandestinidad "".También pueden ser contratados para tareas como recolección de cadáveres, investigación de secuestros, custodia de pozos petroleros, controles fronterizos, protección de importantes directivos, o para cuidar las espaldas de los periodistas y ejecutivos de los consorcios mediáticos que construyen la "información oficial" de la situación en Irak".
"Irak se ha convertido en la meca comercial de los ejércitos privados. Halliburton…a través de sus subsidiarias figura como una de las empresas más favorecidas".

"En territorio estadounidense existen por lo menos treinta corporaciones transnacionales que se dedican a la prestación de servicios militares y de seguridad privados. Algunas, como es el caso de Blackwater USA, se especializan en contraterrorismo y lucha urbana".

"Otras, como Brown & Root, subsidiaria de Halliburton, o Dyncorp, se desempeñan particularmente en el área de inteligencia o entrenamiento militar".

El tráfico de influencias y la Halliburton

José Luis de Haro, el 28 de marzo de 2007 en el Economista.es, enumera los métodos de trabajo de la Halliburton: "Corrupción, fraude al Ejército estadounidense, presuntos beneficios ilegales de sus relaciones con Irán o distribuir agua y alimentos contaminados a las tropas estadounidenses destinadas en Irak. Este es el currículum que pesa sobre la espalda de Halliburton, una multinacional con presencia en más de 120 países que ofrece servicios y productos energéticos especializados esencialmente en el codiciado oro negro".

Para poder enfrentar mejor las investigaciones federales y fiscales que pesaban sobre la compañía en EEUU, Halliburton tuvo que trasladar parte de la sede de sus operaciones a Dubái. Un pequeño gran detalle a tener en cuenta cuando se habla de la mudanza de Halliburton a Dubái es que EU no cuenta con un tratado de extradición con los Emiratos Árabes.

La empresa petrolera estadounidense Halliburton tuvo que pagar 7.5 millones de dólares para acabar con las acusaciones de falseamiento de sus cuentas en la época en la que estaba dirigida por el actual vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, según indicó la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC)… El antiguo auditor financiero de Halliburton, Robert Muchmore, aceptó también pagar una compensación, valorada en este caso en 50,000 dólares.

¿Cuánto ha penetrado en México la Halliburton?
La Prensa de Negocios el 23 enero de este año, dio un resumen de los contratos que ha obtenido Halliburton de PEMEX: "En un periodo que abarca de junio de 2003 hasta marzo de 2007, la Halliburton obtuvo 65 contratos para trabajos de perforación y mantenimientos de pozos en las principales regiones productoras de crudo, ubicadas en las zonas del Golfo de México y la sonda de Campeche, llegando así a la cifra de 160 contratos".

"Los 160 contratos que la empresa ha obtenido con Pemex ascienden a 2,000 millones de dólares, situación que la convierte en el principal socio de la petrolera mexicana. [Y esa "sociedad" está en aumento] El lunes 21 de enero de 2008 la empresa estadounidense de servicios petroleros, anunció que ganó un contrato de tres años y 683 millones de dólares con Petróleos Mexicanos para la perforación y terminación de 58 pozos ubicados al sur del país".

"La empresa estadounidense que es señalada por haber obtenido contratos por 16,000 millones de dólares para la reconstrucción de Irak sin licitación, proveerá a Pemex de soluciones integrales de perforación que incluyen herramientas, tecnología inalámbrica y personal capacitado".

Dan Briody, en su libro "La Agenda de Halliburton, la política del petróleo y el dinero" (John Wiley & Sons, 2004), daba cuenta del nivel que alcanzó ya en ese año la penetración de la Halliburton en las importaciones de PEMEX: "Halliburton proporciona ya 88 por ciento de todo el equipo importado por Pemex".

De la apropiación de PEMEX por la Halliburton dan cuenta también testimonios visuales. En un foro de Internet sobre el Petróleo encontramos la siguiente información: "Estimado Enrique, pensar que el negocio de Pemex con Halliburton es reciente es incorrecto, si tú te das una vuelta por las instalaciones que Petróleos Mexicanos tiene en el sureste del país podrás ver que cerca de cada activo de Pemex encuentras una instalación de Halliburton que por cierto no parecen de reciente construcción. Valdría la pena investigar desde cuando están y cuál es la relación con Pemex que repito, seguro no es nueva. Jesús Oliver".

Acerca de los estos últimos contratos obtenidos por la Halliburton, el Frente de Trabajadores de la Energía, evaluó el 24 de enero: "Pemex y Halliburton violan la Constitución. Los contratos con particulares deben ser cancelados. La región sur está integrada por 5 activos que son: Cinco Presidentes, Bellota-Jujo, Samaria-Luna, Muspac y Macuspana, de donde se extraen poco más 500 mil barriles diarios de petróleo crudo. Estos activos aportan el 16% de la producción nacional de petróleo crudo. Los pozos en manos de Halliburton serán: Samaria, Iride, Cunduacán, Platanal, Oxiacaque, Jacinto, Chinchorro, Palangre, Jujo, Suntuario, Pijije, Tupilco, Costero y Tiumut… Halliburton y demás transnacionales están interesadas en los contratos con Pemex en el marco de una estrategia política de mayor alcance. Se trata de lograr el control de los recursos energéticos (petróleo y gas), acuíferos, fuentes energéticas renovables y biodiversidad en México y en todo el mundo. Eso implica para México un problema de seguridad nacional".

¿Cuál es el objetivo de la asociación de Halliburton con PEMEX?

Un artículo de Israel Rodríguez del 10 de julio de 2005, que publica análisis de John Saxe Fernández, catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, nos debela el propósito de largo plazo de la denominada "asociación". Nos dice Saxe Fernández que el esquema de la "asociación" es el impuesto y ordenado por el gobierno estadunidense que pretende dejar a Pemex como un cascarón burocrático. Esta imposición está fijada en el ordenamiento del Banco Mundial, brazo financiero de Estados Unidos, que busca inclusive eliminar el nombre de Pemex y solo dejar una institución de administración de los contratos para la explotación de petróleo. Para ello, indicó Saxe, la administración torpe al frente de Pemex está desmantelando las direcciones generales, donde se encuentran los técnicos especializados, mediante despidos hormiga en flagrante violación al sentido común y dando entrada a la inversión privada en contra de la Constitución.

Halliburton y la democracia.
John Ross, nos entrega una nota acerca de la "ideología democrática" del promotor de Halliburton: "De humor religioso, el vicepresidente Cheney se preguntó a voces una vez por qué Dios no había colocado el petróleo bajo países democráticos, y con esa misión en mente se lanzó a democratizar a petroligarquías extranjeras. Su esfuerzo por llevar la democracia a Iraq provocó más de 650.000 muertos iraquíes, la guerra civil, la devastación y la destrucción en cada rincón del país, y el sabotaje sistemático de la infraestructura petrolera de esa nación".


El ejemplo ilustrativo las consecuencias políticas de la actuación de Halliburton lo tenemos en las prácticas de violación extrema de los derechos humanos en la prisión que construyó y administró la trasnacional en Guantánamo. Al respecto nos ilustra Manuel Freytas, dice: "Las prácticas de tortura ejercidas actualmente en Irak, Guantánamo y Afganistán son las mismas que fueron escritas en los manuales militares de EEUU aún vigentes y aplicados desde hace cuarenta años en América Latina, en un comienzo bajo las órdenes de Klaus Barbie, posteriormente bajo instrucciones de Dick Cheney y Donald Rumsfeld". Klaus Barbie, torturador nazi, fue su instructor. La senadora Rosario Ibarra, en su intervención en la tercera asamblea de la CND hizo la siguiente consideración con relación a la prisión Guantánamo y de la ley gestapo promovida por Felipe Calderón: "Así como en Estados Unidos buscan justificar la tortura en Guantánamo o en Abu Grahib con reformas legales, en México los traidores a la patria también quieren restringir derechos. En abril pasado aprobaron lo que se conoce como ley contra el terrorismo, copia del Patriot Act de Estados Unidos, que apunta a criminalizar la protesta social". ¿Será que Felipe está promoviendo la ley gestapo bajo presiones y para beneficio de la Halliburton?

Al respecto, no se le ha prestado la atención que merece a las actividades de Halliburton contra los migrantes mexicanos. Roberto González Amador, de La Jornada, informó de manera escueta: "En 2006 Halliburton obtuvo del gobierno estadunidense un contrato para construir una prisión para migrantes, en el marco de un programa gubernamental para contener el flujo de personas que buscan un trabajo en Estados Unidos". La Halliburton construyó no solo una prisión para migrantes, mexicanos en su inmensa mayoría, sino 22; y no se trata de "prisiones" normales, sino de verdaderos campos de concentración. Ya sabemos que no solo construyen las prisiones, sino que también las administran y aplican en ellas interrogatorios, es decir, torturas. Así llegamos al paradójico resultado de que una empresa mexicana, PEMEX, debido a la administración neoliberal que padece, le entrega todos sus recursos a la empresa del país vecino encargada precisamente de encarcelar y combatir a los mexicanos.

Pero eso no es todo. John Roos, en tono irónico, lanzó una grave denuncia específica, que involucra puntualmente no solo a Halliburton, sino también a Felipe Calderón. Es una advertencia ignominiosa que no debemos pasarla por alto los mexicanos. Dice así: "Democratizando a México"… Ahora, Cheney y sus asociados de Halliburton están democratizando a México, al ayudar y favorecer el robo de la elección presidencial del 2 de julio al izquierdista López Obrador. Como mencionamos anteriormente, Felipe Calderón se comprometió a privatizar PEMEX. En su calidad de miembro del Consejo de Comunicación que agrupa a transnacionales con negocios en México, Halliburton ayudó a pagar un vil spot televisivo con contenido difamatorio, presentando a López Obrador como un peligro para México. Como sólo los partidos políticos pueden montar campañas semejantes, la participación de Halliburton fue flagrantemente ilícita según el máximo tribunal electoral de México, el TRIFE".

Marivilia Carrasco, en el numero 181 de "Voces del Periodista", nos recuerda las declaraciones de Felipe Calderón en su última gira a los Estados Unidos. Dice Marivilia: "Antes de de regresar a México de un reciente viaje a los Estados Unidos, Felipe Calderón dijo abiertamente que México debe buscar alianzas con la iniciativa privada para perforar en aguas profundas…La buena noticia en este caso es que tenemos mucho petróleo, "un tesoro enterrado en el mar" y solo falta ir por ese recurso". Cuando Felipe Calderón habla en Estados Unidos de buscar alianzas con la iniciativa privada para perforar en aguas profundas queda muy claro que fue a negociar la entrega del petróleo del Golfo de México con los mandamases de la Halliburton, con Bush y Cheney como pago de la ayuda que recibió para robarse las elecciones de julio del 2006. Y queda claro también que con la entrega del petróleo se estará entregando al mismo tiempo la soberanía nacional; de ahora en adelante, si no los paramos, quien decidirá el gobierno de este país no seremos los mexicanos, será la Casa Blanca.

Conclusión

La "reforma energética" de Felipe Calderón tiene como propósito especifico asegurar legalmente la participación y el dominio, hasta ahora ilegal, que las empresas trasnacionales, principalmente la Halliburton, están adquiriendo en el campo energético de México, en petróleo, gas y electricidad. Este proceso, en el caso especifico del petróleo, está avanzando mediante la figura principal de la "asociación" de Halliburton con PEMEX. El gobierno de Felipe Calderón está entregando gradualmente la materia de trabajo, la riqueza energética, a Halliburton y las trasnacionales, hasta cumplir con el decreto del Banco Mundial, al servicio del lobby de negocios de la Casa Blanca, de convertir a PEMEX en un cascarón burocrático, para transformarlo en un simple organismo administrador de contratos. Dada la oposición que esta encontrado la entrega del petróleo a las trasnacionales, los neoliberales están tratando de realizar la "reforma energética" mediante cambios en las leyes reglamentarias, pero solo como paso hacia la reforma del 27 constitucional que les permita a las trasnacionales, con Halliburton a la cabeza, y a sus socios amouriñados, la propiedad legal del petróleo, gas, electricidad y recursos naturales del país. ¡Nos robaron la elección, ahora quieren robarnos el petróleo!

Disponible en:
http://cinoticias.wordpress.com/2008/03/25/la-halliburton-va-por-el-petroleo-de-mexico/

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Economía de guerra

Por Episteme - 14 de Abril, 2008, 0:22, Categoría: Economistas

Guerra y economía
 ¿Quién habría pensado que un gobierno
causaría tanto daño en tan poco tiempo?


Joseph E. Stiglitz, profesor de Economía en la Universidad de Columbia, recibió el Premio Nobel de Economía en el 2001. Su libro más reciente, escrito en conjunto con Linda Bilmes, es The Three Trillion Dollar War: The True Costs of the Iraq Conflict (La guerra de tres billones de dólares: los verdaderos costos del conflicto de Iraq).


NUEVA YORK – Algunos dicen que existen dos temas en las inminentes elecciones norteamericanas: la guerra de Iraq y la economía. En los días en que la guerra parece ir mejor de lo que se esperaba, y la economía peor, la economía eclipsa a la guerra, pero a ninguna de las dos les está yendo bien. De alguna manera, existe un único tema, la guerra, que exacerbó los problemas económicos de Estados Unidos. Y cuando la economía más grande del mundo está enferma –y hoy está muy enferma–, todo el mundo sufre.

Antes se creía que las guerras eran buenas para la economía. Después de todo, en general se tienda a pensar que la Segunda Guerra Mundial ayudó a sacar a la economía global de la Gran Depresión. Pero, al menos a partir de Keynes, sabemos cómo estimular la economía de manera más efectiva, y de modos que aumenten la productividad a largo plazo y mejoren los niveles de vida.

Esta guerra en particular no ha sido buena para la economía por tres razones. Primero, contribuyó a un aumento de los precios del petróleo. Cuando Estados Unidos entró en guerra, el barril de petróleo costaba menos de 25 dólares, y los mercados a futuro esperaban que se mantuviera allí durante una década. Los operadores de futuros eran conscientes del crecimiento de China y de otros mercados emergentes; pero esperaban que la oferta –principalmente de los proveedores de bajo costo de Oriente Medio– aumentara a la par de la demanda.

Cambio de ecuación. La guerra cambió esa ecuación. Los precios más altos del petróleo implican que los norteamericanos (y los europeos y los japoneses) están pagando cientos de millones de dólares a dictadores petroleros de Oriente Medio y a exportadores de petróleo en otras partes del mundo en lugar de gastarlos en casa.

Es más, el dinero gastado en la guerra de Iraq hoy no estimula la economía tanto como el dinero invertido fronteras adentro en caminos, hospitales o escuelas, y no contribuye tanto al crecimiento a largo plazo. Los economistas hablan de "obtener más por menos" –cuánto estímulo económico ofrece cada dólar que se gasta–. Cuesta imaginar menos estímulo que el de los dólares gastados en un contratista nepalés que trabaja en Iraq.

Con tantos dólares que se van al exterior, la economía norteamericana debería haber estado en mucha peor forma de lo que parecía. Pero, a pesar de todo lo que intentó la administración Bush ocultar los verdaderos costos de la guerra mediante una rendición de cuentas incompleta y engañosa, las deficiencias de la economía fueron compensadas por una inundación de liquidez de parte de la Reserva Federal y por una regulación financiera laxa.

Se inyectó tanto dinero en la economía y tan laxos fueron los reguladores que un banco norteamericano líder publicitaba sus préstamos con el eslogan "calificado desde el nacimiento" –un claro indicio de que, en efecto, no había ninguna norma crediticia–. De alguna manera, la estrategia funcionó: una burbuja inmobiliaria alimentaba el frenesí del consumo, mientras las tasas de ahorro se desplomaban a cero. Las debilidades económicas se posponían para alguna fecha futura; la administración Bush esperaba que el momento de rendir cuentas llegara después de noviembre del 2008. Por el contrario, las cosas empezaron a desembrollarse en agosto del 2007.

Paquete insuficiente. Ahora respondió con un paquete de estímulo que es demasiado pequeño, llega demasiado tarde y está pésimamente diseñado. Para ver la inepcia de ese paquete, basta con compararlo con el más de 1,5 billón de dólares que se pidieron en concepto de préstamos con garantía hipotecaria en los últimos años, la mayor parte de los cuales se gastaron en consumo. Ese juego –basado en la idea de que los precios inmobiliarios entrarían en una espiral interminable– terminó.

Frente a una caída de los precios inmobiliarios (que seguirán cayendo) y dada la incertidumbre de los bancos respecto de su posición financiera, los prestadores no prestarán y los hogares no pedirán prestado. Así las cosas, si bien la liquidez adicional inyectada al sistema financiero por la Fed puede haber impedido una catástrofe, no estimulará el consumo o la inversión. Por el contrario, gran parte de esta liquidez encontrará su destino en el exterior. China, por ejemplo, teme que el estímulo de la Fed aumente su inflación interna.

Existe una tercera razón por la cual esta guerra es económicamente mala para Estados Unidos. No solo Estados Unidos ya gastó mucho dinero en esta guerra –12.000 millones de dólares por mes y siguen sumando–, sino que todavía se debe saldar gran parte de la cuenta, como la compensación y la atención sanitaria del 40% de los veteranos que regresan con incapacidades, muchas de las cuales son muy serias.

Financiación externa. Es más, esta guerra estuvo financiada de manera diferente que cualquier otra guerra en la historia de
Estados Unidos –tal vez en la historia reciente de cualquier país–. Normalmente, los países piden un sacrificio compartido, cuando piden a sus jóvenes, mujeres y hombres, que arriesguen sus vidas. Se aumentan los impuestos. Existe un debate sobre la carga a traspasar a las generaciones futuras. En esta guerra, este debate no existió. Cuando Estados Unidos entró en guerra, existía un déficit. Sin embargo, llamativamente, Bush pidió y obtuvo un recorte impositivo impulsivo para los ricos. Eso significa que cada dólar gastado en la guerra, en efecto, se pidió prestado.

Por primera vez desde la Guerra Revolucionaria, hace dos siglos, EE. UU. tuvo que recurrir a los extranjeros en busca de financiación, porque los hogares norteamericanos no han estado ahorrandonada . Cuesta creer los números. La deuda nacional se incrementó el 50% en ochos años, y de este incremento casi 1 billón de dólares se debe a la guerra –una cantidad factible de aumentar más del doble en diez años–.

¿Quién habría pensado que una administración podía causar tanto daño en tan poco tiempo? Estados Unidos y el mundo pagarán para repararlo en las próximas décadas.

Disponible en:
http://www.nacion.com/ln_ee/2008/abril/13/opinion1496174.html



Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Capitalismo de pánico

Por Episteme - 13 de Abril, 2008, 17:10, Categoría: Crisis financiera

Capitalismo de pánico

¿Quién puede aún dudarlo? La crisis que está contagiando al resto del mundo es ya "la más dolorosa desde el final de la Segunda Guerra Mundial". No lo afirma cualquiera, sino el propio Alan Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal estadounidense (1). Dos cifras bastan para dar una idea de ese "dolor": En sólo sesenta días, las mil principales empresas del planeta han perdido 158.000 millones de euros, es decir, más que el Producto Interior Bruto (PIB) anual de países como la República Checa o Colombia. Y el valor bursátil de esas mismas mil grandes corporaciones, en los últimos ocho meses, ha disminuido en unos tres billones de euros, o sea más que la suma de los PIB anuales de Alemania y Brasil (2).

España no está a salvo. La crisis de los sectores ligados al "ladrillo" (léase, p. 3, el artículo de Aleksandro Palomo Garrido) empieza a trasladarse a las entidades financieras. Según el Banco de España, al cierre de 2007, las Cajas de Ahorro acumulan ya 1.600 millones de euros en créditos dudosos concedidos a constructoras e inmobiliarias.

Y todo parece acelerarse. El verano pasado, cuando estalló la burbuja de las hipotecas basura, la Reserva Federal estimaba
que las pérdidas de los bancos se elevarían a unos 100.000 millones de euros. Hoy se calcula que se sitúan entre 200.000 y 300.000 millones aunque diversos analistas consideran que alcanzan, en realidad, los 600.000 millones. Y algunos expertos hasta sostienen que el volumen real de las pérdidas no es inferior a los dos billones de euros... (3).

Tan dispares apreciaciones -¡del uno al veinte!- de la verdadera dimensión de la crisis, contribuyen a agravarla. Traducen nerviosismo, ignorancia. Nadie parece saber nada, lo cual enloquece más al sistema. Y deja perplejos a los ciudadanos.
Algunos analistas señalan lo siguiente: comparadas con un presupuesto familiar ordinario, las cifras citadas pueden parecer oceánicas y demenciales. Sin embargo, referidas a la vida ordinaria de la Bolsa, son por así decirlo normales y banales. Por ejemplo, si tomamos la cifra más generalmente admitida de 300.000 millones de euros de pérdidas, y si la comparamos con el volumen del mercado financiero, representa apenas una caída del 1% del mercado de acciones estadounidense (4). Algo que se produce habitualmente en Wall Street. Sin que nadie se preocupe. Y que banqueros y agentes de bolsa absorben de modo rutinario.

¿Por qué entonces ese granito de arena ha podido engendrar semejante crisis? Porque ha habido tanta especulación y tanto engaño, que ahora domina la desconfianza. Se extienden como regueros de pólvora los rumores. Y toca el sálvese quien pueda. Lo cual no impide, en medio de lo que empieza a parecer un naufragio, que los carroñeros financieros sigan al acecho. Conducidos por su instinto depredador, sin importarles el destino de un sistema que se tambalea. Ellos son los culpables de la espectacular caída de Bear Stearns, el quinto banco de inversión del mundo.

Detalladamente, el New York Times (5) ha relatado cómo una jauría de especuladores que el diario califica de "Gang de Wall
Street" y del cual formaban parte "algunas de las personas más poderosas de Wall Street y de Washington", organizó, en apenas tres días, la caída de Bear Stearns. Y, con la complicidad de la Reserva Federal, favoreció su compra -que el periódico llama "latrocinio"- en favor de JPMorgan Chase.

Metódicamente, desde la sede de este banco se lanzó una campaña de rumores, insistiendo en una pretendida falta de liquidez
de Bear Stearns. Con llamadas telefónicas personales a grandes inversores, aterrorizándoles y empujándoles a retirar de inmediato sus fondos. En menos de cien horas, el precio de la acción se hundió de 70 a 2 dólares. El presidente de Bear Stearns, Alan Schwartz trató de lanzar una contraofensiva, demostrando, con documentos y pruebas, la falsedad de los rumores. No lo consiguió.

El propio Secretario del Tesoro (equivalente a ministro de Finanzas), Henry Paulson Jr, ex director ejecutivo del banco Goldman Sachs y que algunos sospechan que forma parte de la conspiración, intervino cerca del presidente de Bear Streans para darle el golpe de gracia. Dice el New York Times : "Le puso el cañón de la pistola en la sien: "o aceptas un acuerdo con JPMorgan, o abrimos expediente de bancarrota".

Da pánico. Al borde del volcán, estos especuladores aún aprovechan la inquietud reinante para obtener ganancias, a costa de quien sea. Encarnan la versión más infernal del capitalismo. Y lo peor es que hacen escuela. Ahora, muchos quieren cometer el mismo crimen: conseguir que el valor de un establecimiento bancario, en sólo tres días, se divida por 15. Y pueda ser adquirido a precio de ganga.

Desde entonces, a base de campañas de rumores, el valor del banco hipotecario Halifax Bank of Scotland (HBOS), por ejemplo, se ha desplomado un 18%. El del Lehman Brothers ha perdido un 20%. Y Union des Banques Suisses (UBS), atacado también por la especulación, ha tenido que desmentir que esté a punto de ser comprado por el Crédit Suisse.

Los especuladores saben que arriesgan poco. Están ahora seguros -es la otra lección del asunto Bear Streans- de que, en caso de dificultad, los Estados intervendrán. Porque los Gobiernos le tienen pánico a la posibilidad de que el derrumbe de un banco, por efecto dominó, sea capaz de hundir el sistema.

Hace unas semanas, renegando de su fe absoluta en el mercado, el Gobierno británico se vio obligado a nacionalizar el banco Northern Rock. Y en muchos países de sesgo neoliberal, donde no se ha cesado de repetir el sagrado mandamiento neocon según el cual "aún hay demasiado intervencionismo del Estado", hemos asistido a una multiplicación de intervenciones estatales: paquetes de medidas fiscales, reducción de tipos de interés, inyecciones de liquidez, y hasta nacionalizaciones. Medidas ruidosamente aprobadas ahora por los críticos de antaño. Y todas ellas -suprema inmoralidad- financiadas por los contribuyentes.

De nuevo se socializan hoy o se mutualizan las pérdidas, mientras ayer se privatizaban las ganancias y los beneficios. Y una vez más queda demostrado que el mercado, por sí solo, es incapaz de autorregularse. ¿Qué espera el Estado para poner límites por fin a este capitalismo de pánico?

Notas:
(1) Financial Times , Londres, 17 de marzo de 2008.
(2) L'Expansion , París, marzo de 2008.
(3) Ibid.
(4) Jacques Cremer y Christian Gollier, "La faute à l'incertitude", Les Échos , París, 20 de marzo de 2008.
(5) International Herald Tribune , 19 de marzo de 2008.

Disponible en:
http://www.monde-diplomatique.es/

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Otros mensajes en Abril del 2008