Web-Blog

Epistemología



Rodolfo-J. Rodríguez R.

rodolfojrr@gmail.com

about.me/rodolfojrr

San José, Costa Rica,

América Central




 


Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Subscripción

Sindicación

Ciencias y tecnologías económicas

Latindex

Programas de investigación filosófica

6 de Mayo, 2008

Chomsky optimista sobre Suramérica

Por Episteme - 6 de Mayo, 2008, 12:08, Categoría: Pensamiento Latinoméricano


Noam Chomsky:
"Lo que está pasando en
Sudamérica es muy emocionante"

Cristian Maldonado y Natalia Gómez Calvillo
Miércoles 2 de abril de 2008, por Revista Pueblos

Mientras miramos la oficina aparece él. Saluda cordial, pide disculpas por la demora y se interesa en aprovechar el tiempo que nos concedió para la entrevista. Habla bajito y preciso. Responde con calma sobre cada uno de los temas. Al referirse al presente de Sudamérica parece entusiasmarse. Incluso más que por las elecciones en su país(EE.UU.), a las que cuestiona: "Puedes elegir a una u otra persona de un círculo de elite y ahí termina tu posibilidad de participación política".


"El señor Chomsky los recibirá enseguida", avisa un hombre con gesto amable y nos invitar a pasar. El edificio del Instituto Tecnológico de Massachusetts luce un aspecto ultramoderno, que empieza en la fachada con paredes inclinadas en forma estrambótica y acaba con un espléndido ventanal en medio del techo. Alguna gente pasa en chanclas y otra directamente en medias, tal vez como prueba de que aquí lo que más importa no es cómo vestir.
La oficina queda en el octavo piso. Una amplia ventana permite ver los edificios del centro de Boston al otro lado del río Charles. En el escritorio hay al menos un centenar de libros apilados y otro tanto aguarda en cajas esparcidas por el suelo. En las bibliotecas no parece haber espacio para ninguno más. Al lado, una pizarra muestra garabateado en rojo un análisis sintáctico. Las fotos de su familia ocupan el alféizar y parte del escritorio. En la otra punta, Romero y seis intelectuales jesuitas de El Salvador son atacados por la muerte en un cuadro, y junto a la puerta una foto enseña el monumento a las víctimas de La matanza de Iquique. Un poco más allá hay una lámina con la imagen de Bertrand Russell custodiada por un muñequito zapatista. Al pie de la lámina se exhibe una frase del propio Russell que parece explicar lo que estamos viendo: "Tres pasiones, simples pero abrumadoramente fuertes, han gobernado mi vida: el anhelo de amor, la búsqueda del conocimiento, y una insoportable pena por los seres humanos a los que les toca sufrir".

Mientras miramos la oficina aparece él. Saluda cordial, pide disculpas por la demora y se interesa en aprovechar el tiempo que nos concedió para la entrevista. Habla bajito y preciso. Responde con calma sobre cada uno de los temas. Al referirse al presente de Sudamérica parece entusiasmarse. Incluso más que por las elecciones en su país, a las que cuestiona: "Puedes elegir a una u otra persona de un círculo de elite y ahí termina tu posibilidad de participación política".

-Con el desastre de Irak aún perpetrándose, llega sin embargo la aprobación del presupuesto para guerras más grande de la historia de Estados Unidos...

Sí, ahora el presupuesto de guerra de Estados Unidos es mucho mayor… De hecho los gastos militares de Estados Unidos son mayores que los de todos los países del mundo juntos…

-Durante la guerra de Vietnam usted fue preso por manifestarse en contra y además propuso negarse a financiarla, ¿cómo fue eso?


Durante la guerra de Vietnam fui arrestado varias veces por desobediencia civil.
Me enfrenté a una posible sentencia de encarcelamiento prolongado, pero se cancelaron los juicios. Eso fue por resistencia pública, una violación explícita de la ley, lo que ellos consideran violación de la ley…


En el caso de la guerra de Irak no ha habido desobediencia civil. Y vale la pena recordar algo que mucha gente olvida: casi no hubo protestas en contra de la guerra de Vietnam, de ningún modo comparable a las protestas por la guerra de Irak. Las de Vietnam ocurrieron muchos años después de la invasión, cuando el sur ya estaba prácticamente destruido y había medio millón de tropas americanas. En 1965, yo sí que intenté organizar resistencia impositiva en contra de la guerra de Vietnam, pero en ese momento la protesta prácticamente no existía.

-¿Los medios masivos resultan hoy más indispensables para sostener el negocio de la guerra?

Es el mismo papel que han estado jugando desde siempre, desde cualquier punto de la historia al que te quieras remitir. Cuando Woodrow Wilson intentaba levantar a una población pacifista para que odiara todo lo que fuera alemán y para que aceptara unirse a la Primera Guerra Mundial, los medios estaban allí. Y así hasta el presente. Los medios son corporaciones enormes, vinculadas a otras grandes corporaciones, y están todas muy ligadas al poder estatal. Entonces, en general, los medios tienden a apoyar al poder del Estado.

Y lo mismo pasa respecto de la clase intelectual en general. Uno de los fundadores de la teoría de relaciones internacionales realista (la rama principal), Hans Morgenthau, denunció lo que denominó el conformismo condescendiente para quienes ocupan el poder. Él estaba refiriéndose a las clases intelectuales en general, y esto es verdad y atañe a casi toda la historia.


-¿Pero no es hoy más descarado?
No, no lo creo. Por ejemplo, toma la guerra de Vietnam. Dentro de la corriente dominante, quizás el crítico más duro era Arthur , un historiador muy conocido, que era consejero de Kennedy. Él expresaba la posición de las palomas más extremistas… Una vez declaró: "Todos rogamos que los halcones tengan razón y que más tropas nos traigan la victoria. Si eso sucede, alabaremos la sabiduría y la habilidad para gobernar del gobierno americano. Incluso cuando están dejando Vietnam como una tierra en ruinas, totalmente destrozada. Entonces, si ganamos, está bien. Pero si nos cuesta mucho, no tiene sentido". Eso era considerado una crítica dura. Y en realidad, prácticamente se lo puede traducir casi palabra por palabra a lo que hoy se está diciendo respecto de Irak.


-El año pasado en Venezuela no se le renovó la licencia a RCTV, canal que entre otras cosas apoyó el golpe de Estado. Por ello, Chávez fue duramente criticado en los medios masivos.


¿Qué sucedería aquí con un medio que apoya un golpe de Estado contra el presidente del país
?

Ni siquiera se plantearía el tema de la renovación de la licencia. Si tuvieran suerte serían directamente enviados a prisión, aunque probablemente serían sentenciados a muerte. Además, el gobierno aquí no les otorgaría amnistía. El 31 de diciembre del año pasado, Chávez anunció una amnistía para la mayoría de los perpetradores del golpe de Estado. Eso no pasaría en Occidente. De hecho, prácticamente no se hizo mención al respecto en la prensa de Estados Unidos. Probablemente por vergüenza.

-Ha dicho que Sudamérica se ha convertido en "la región más apasionante del mundo", ¿por qué?
Por primera vez, desde la conquista española, Sudamérica está comenzando a hacerle frente a dos problemas internos fundamentales.
El primero es que los países sudamericanos han estado siempre orientados hacia Occidente y nunca conectados entre sí.
Ahora están comenzando a moverse hacia una integración, que es un prerrequisito para la independencia.
Además,
desde la conquista española, Sudamérica estuvo dividida de manera pronunciada en dos partes: una pequeña elite (casi siempre blanca) que lidera los países, y una mayoría de personas profundamente empobrecida.


Latinoamérica ha sufrido una de las más importantes desigualdades del mundo, y no ha controlado sus propios recursos. La gente que ha gobernado a Latinoamérica ha enviado su capital al extranjero, mientras la mayoría pobre sufre. La comparación es muy impresionante. Asia Oriental es relativamente igualitaria. Sus importaciones son bienes capitales, y las importaciones en Latinoamérica han sido bienes de lujo. El capital fluye libremente desde Latinoamérica hacia el extranjero, y los países de Asia Oriental controlan el flujo del capital, de hecho en Corea del Sur podrías ser condenado a muerte por exportar capital. Asia Oriental siguió una política de desarrollo independiente y en cambio en Latinoamérica las elites ricas estaban contentas por ser parte de Occidente. Asia Oriental se ha desarrollado muy rápidamente en los últimos 50 años y por el contrario, Latinoamérica, particularmente en los últimos 30 años, ha sufrido una catástrofe de no desarrollo.

Y ahora Sudamérica está empezando a superar estos problemas. Lo que está pasando en Sudamérica es muy emocionante. Por ejemplo tomemos Bolivia, el país más pobre de Sudamérica: tuvieron una elección popular en diciembre del 2005, que fue tan democrática que ningún país de Occidente podría ni siquiera soñar con tener una elección así. La mayoría de la población eligió a alguien del pueblo… Luego de un período muy extenso de lucha popular, que fue muy impresionante. Comparemos eso con las elecciones en Estados Unidos: podés elegir a una u otra persona de un círculo de elite y ahí termina tu posibilidad de participación política.

-¿Cree que existe alguna posibilidad de que surja aquí un movimiento popular democrático capaz de generar un cambio, capaz de acabar con la poliarquía?
Sí, seguro que es posible. Sería ridículo pensar que lo que pudieron hacer unos "pobres campesinos indios" en Bolivia, no lo podemos hacer nosotros con todos nuestros privilegios y nuestra libertad… Además ha sucedido muchas veces. Estados Unidos es un país muy libre, y no fue un don del cielo, es el resultado de siglos de luchas populares que ganaron las libertades. Ahora tenemos un sistema de salud terrible, pero al menos es algo gracias a que las fuerzas populares obligaron al gobierno a crearlo. Comparemos Vietnam con Irak: en el caso de Vietnam casi no hubo protestas durante años, recién las hubo cuando el sur ya estaba prácticamente destruido. En el caso de Irak hubo muchas protestas, incluso antes de que comenzara la guerra. Y continúan. Entonces el gobierno de Estados Unidos ha sido obligado a pensar en algún modo de retirar las tropas. No lo van a hacer, pero al menos están siendo obligados a considerarlo. Esta pregunta ni siquiera surgió en el caso de Vietnam, al menos hasta después de siete años del inicio de la guerra. Y ha habido muchas mejoras en la sociedad, así que no hay razón por la cual pensar que eso no puede continuar.

-¿Cómo se explica que en un país en el que se dice que existe un gran respeto por la libertad, por lo privado, se haya permitido semejante red de espionaje sobre sus propios ciudadanos?
Primero que nada, es tradicional. Cosas terribles están ocurriendo ahora pero antes eran mucho peor. Por ejemplo pensemos en las administraciones liberales de los 60", Kennedy y Johnson, estaban implementando un programa secreto llamado Call Intel Pro, llevado a cabo por el FBI, la policía política nacional, que fue… no voy a ir a los detalles, pero llegó incluso hasta al asesinato de dos organizadores negros y mucho más: atacaron el movimiento feminista, el movimiento puertorriqueño, los partidos políticos, y toda la izquierda nueva. Finalmente fue detenido por la corte, durante la administración de Nixon. Y eso va mucho más allá de cualquier cosa que está pasando ahora. Es constantemente necesario ponerse en contra del poder ilegítimo del Estado. No solamente aquí.

-¿Qué hechos concretos lo llevan a pensar que Sudamérica está en camino de conseguir esa independencia económica de la que nos hablaba antes?

Existen muchos ejemplos. Para empezar con los extremos geográficos, Argentina fue capaz de "deshacerse" del FMI, con la ayuda de Venezuela. Brasil ha hecho lo mismo pero de manera diferente. Y siguieron otros. El FMI es prácticamente una extensión de Hacienda de Estados Unidos. Su director ejecutivo, Karen Lisskers, alguna vez lo describió de manera precisa como el "ejecutador de la comunidad de crédito". No hace falta, en Argentina, hacer comentarios respecto de la naturaleza de sus servicios. El hecho de escaparse de su control puede constituir un paso importante hacia la independencia económica, si las oportunidades se aprovechan de forma adecuada.

Yendo hacia el interior, en diciembre de 2006, 12 líderes de países sudamericanos se reunieron en Cochabamba y decidieron considerar la formación de una comunidad similar a la Unión Europea. La integración es un paso hacia la independencia.
El Banco del Sur, recientemente inaugurado en Buenos Aires, es otro paso en esa dirección. Inmediatamente después de su reelección, Lula da Silva voló hasta Caracas para apoyar a Chávez en su campaña electoral, y también para tratar un proyecto brasilero en Venezuela, el puente sobre el río Orinoco, además de discutir otros proyectos conjuntos. Estos pasos, aunque impliquen etapas incipientes y se enfrenten a muchas trabas, molestan excesivamente a Washington. Representan un corte con los patrones de dependencia del pasado, que han sido altamente beneficiosos para los poderes imperiales, en particular para Estados Unidos, y para las elites latinoamericanas, sin redituar en resultados positivos para los pueblos. Además, se ha asumido, aunque de mala gana, que ocurre un giro a la izquierda en varias regiones de Sudamérica y que los métodos tradicionales de violencia y estrangulación económica ya no son útiles para prevenirlo.

El último recurso entonces es aludir que existe una "izquierda buena" (representada por Lula) y una "izquierda mala" (Chávez, Morales, Correa, y quizás otros sinvergüenzas). Los pasos hacia una independencia e integración tienden a socavar esta descripción, y son tan molestos que ni siquiera se habla de ellos.

-¿Cuál es su opinión respecto del fuerte impulso que se le está dando a la producción de los llamados biocombustibles?
He escrito respecto de eso. Por ejemplo en México, unos meses atrás hubo protestas por el precio de las tortillas, porque el precio del maíz subía tanto. Una de las razones de este incremento en el precio es que los agricultores americanos se dedican al cultivo del maíz para la producción de etanol. Y por el NAFTA, México es vulnerable a los cambios en los precios que suceden aquí.

Unas semanas atrás, en Indonesia hubo protestas por el aumento excesivo del precio de la soja. Y, de nuevo, esa subida responde en parte a la decisión de Estados Unidos de cambiar la producción de la soja (para exportación) por la de maíz para etanol. Incluso aquí los precios de la comida están aumentando muy rápido. Algo que responde en parte al mismo fenómeno: si los agricultores producen maíz para etanol, no producen otros productos para que la gente coma.

Se debe recordar que el cultivo del maíz en Estados Unidos para producir etanol se vincula al odio que tiene la administración Bush por los mercados libres.
Los agricultores americanos no pueden competir con los productores de Brasil donde el etanol se produce a base de azúcar. Entonces han implementado una tarifa muy alta para evitar que se importe etanol más barato de Brasil.
Y también existen grandes subsidios estatales destinados a empresas agropecuarias para que puedan continuar funcionando. Éste es el modo en que funciona gran parte de la economía.
El motivo por el cual tenemos una economía de tecnología de avanzada, es por el dinamismo del sector estatal. Por ejemplo el MIT, donde estamos ahora, es el sitio en el que se desarrollaron las computadoras, Internet y mucho más. Todo esto es a partir de fondos públicos. La economía funciona con el dinero de la gente, dinero que se usa para asumir los riesgos y, si surge algo útil, entonces se destina a corporaciones privadas para que éstas se beneficien.
Toda esta habladuría respecto del mercado libre y el comercio libre es simplemente una broma.


-¿Cuáles considera que son las razones esenciales que sostienen hoy el sistema de vida consumista?
Parte de ello es la propaganda, propaganda corporativa muy consciente. Y es muy conciente de sí misma. La prensa corporativa hace 80 años atrás, ya estaba considerando cómo hacer para que la gente fuera atraída por las necesidades superficiales de la vida, como el consumo de los productos de moda. Eso es una técnica de control, y se entiende que es una técnica de control para debilitar la democracia. Por eso existe esta enorme propaganda desde la infancia, para provocar lo que ellos llaman la "fabricación de consumidores". Y esto está conectado con los esfuerzos generales para debilitar la participación democrática.



En el caso de Estados Unidos, la economía basada en el consumismo se sustenta, entre otras cosas, en el financiamiento del consumidor de Estados Unidos a través de países como Japón y China, y también de los países del Medio Oriente, que tienen reservas enormes. Entonces estos países financian al consumidor americano. Estados Unidos toma prestado inmensas cantidades de dinero del extranjero y los americanos se endeudan hasta las narices. Y eso es parte de lo que está provocando la crisis financiera actual. Pero es un fenómeno de los últimos 20 o 30 años, es parte de la catástrofe neoliberal.


-¿Por qué se sigue utilizando el gentilicio "americano" cuando se habla de una persona de Estados Unidos?
En español es más fácil hallarle una alternativa, pero en inglés es más difícil. Y además sería muy complicado que la gente lo aceptara. Incluso utilizar "norteamericano" no es correcto porque también se alude a Canadá y a México. Está mal, pero en inglés es complicado, en español es más sencillo.

-¿Cuán importante ha sido el aporte de economistas como Milton Friedman o intelectuales como Any Rand para la implantación del sistema neoliberal?
Se debe recordar que el término "neoliberalismo" es bastante raro. Los programas no son ni nuevos ni liberales. El tercer mundo fue creado en gran medida por una liberalización forzada, mientras las sociedades ricas se desarrollaron por medio de una violación casi radical de las reglas que impusieron a otros, algo que continúan haciendo. Tomemos el caso de Ronald Reagan. Pocos fueron más elocuentes en adular los milagros del mercado (excepto cuando se trataba de corporaciones de Estados Unidos). Tras la guerra, Reagan fue el presidente estadounidense más proteccionista: redobló las barreras protectoras y organizó una intervención estatal incluso más allá de la norma con el objeto de rescatar la dirección incompetente de Estados Unidos ante Japón; algo parecido al modo en que, 50 años antes, Gran Bretaña bloqueó el ingreso de importaciones japonesas al imperio, cuando los negocios británicos ya no podían competir, como parte de la antesala a la Segunda Guerra Mundial. Estos ejemplos son sólo la punta del iceberg.

Ahora, refiriéndome a la pregunta, Friedman y Rand jugaron un rol fundamental en definir el ánimo general mas que en fijar políticas específicas.
Rand
(1), en especial, atrae a los ricos y privilegiados, y a los jóvenes que añoran alcanzar ese estatus.
Sus declaraciones (-uno casi no puede hablar de ideas-), sirven de justificación para aquellos que se dedican a perseguir sus propios intereses, sin importar el sufrimiento de los demás.
Llama la atención el hecho de que sistemas de educación pública en Estados Unidos, incluso en un estado relativamente iluminado y liberal como Massachussets, utilizan programas diseñados por la Fundación Objetivista Randiana para lavar el cerebro de los estudiantes con esta ideología horrible e inhumana.


-El mundo está padeciendo una vertiginosa desaparición de gran parte de sus lenguas, ¿cuáles diría que son los motivos esenciales de esto?
(2)

Las razones difieren en distintas partes del mundo. Desde hace tiempo, Europa es testigo de una rápida desaparición de lenguas (a menudo, se los denomina "dialectos", incluso cuando son mutuamente incomprensibles). A este proceso se le debe sumar la formación de estados nacionales que arrasan con la variedad cultural y lingüística presente en la región. En el resto del mundo, esto es así también, o resulta simplemente de las consecuencias aún duraderas de la conquista europea mundial.
Existen, sin embargo, tendencias opositoras: en Europa, por ejemplo, se da el resurgimiento del vasco, del galés, y de otras lenguas y culturas.
A medida que las lenguas desaparecen, lo mismo ocurre con la riqueza cultural, los vínculos comunitarios, y mucho más cuyo valor humano es enorme.


-¿Qué cosas lo ponen contento por estos días?

Mis hijos y mis nietos.

Notas:

(1)
Ayn Rand (seudónimo de Alissa Zinovievna Rosenbaum, San Petersburgo, Rusia, 2 de febrero de 1905 - Nueva York, Estados Unidos, 6 de marzo de 1982), filósofa y escritora estadounidense de origen ruso.
Nació en una familia judía, aunque no practicante, si bien, ella misma afirmaba ser atea. Ayn Rand creó su propio sistema filosófico, al que llamó objetivismo, describiéndolo como la "filosofía para vivir en la tierra". El objetivismo es descrito como un sistema integrado de pensamiento que define principios abstractos en los que el hombre debe pensar y actuar si es que quiere vivir la vida propia de un hombre. La filosofía y la ficción de Ayn Rand enfatizan sus conceptos de individualismo, egoísmo racional y capitalismo.Rand sostenía que el hombre debe elegir sus valores y sus acciones mediante la razón, que cada individuo tiene derecho a existir por sí mismo, sin sacrificarse por los demás ni sacrificando a otros para sí, y que nadie tiene derecho a buscar valores de otros ni a imponerles ideas mediante la fuerza física. Teniendo la convicción de que los gobiernos tienen una función legítima pero limitada, a Ayn Rand no se la puede confundir en absoluto con una anarquista, pudiendo en cambio ser considerada como una liberal y minarquista, pese a que ella nunca se aplicó este último término a sí misma. Aún cuando muchas de las ideas y principios de Ayn Rand se encontraban ya presentes en forma germinal en las obras de Frédéric Bastiat, ella siempre consideró sus ideas contribuciones originales.La influencia de Ayn Rand como autora literaria es mayor que su influencia estricta como filósofa y creadora del "objetivismo"
.

(2)
Las nuevas amenazas (a la diversidad lingüística)
Los desastres naturales, las invasiones y las guerras provocan migraciones que desarticulan a las sociedades y desangran sus lenguas. Muchos pueblos vencidos y conquistados, para sobrevivir, resignan su identidad, y con ella su lengua. Pero también existen otras amenazas, según el Instituto Max Planck de Psicolingüística (MPI): la industrialización, ciertos procesos de construcción de la nacionalidad, la globalización, la pérdida de prestigio y la proliferación de la tecnología. Un ejemplo de esto último: el 90% de las lenguas no está representado en Internet.
Apenas el 4% de la población mundial habla el 96% de todas las lenguas. Según la UNESCO, con menos de 10.000 hablantes, una lengua está en peligro de extinción. El MPI calcula que a fines del siglo habrán desaparecido unos dos tercios de las 6.500 lenguas existentes. Una de las más amenazadas es el wichita: queda una sola comunidad cerca de Anadarko, Oklahoma (Estados Unidos), conformada por 2.100 personas, pero sólo la hablan 10 ancianos.

Disponible en: http://www.clarin.com/diario/2006/04/15/sociedad/s-04401.htm

Esta entrevista ha sido publicada originalmente en Revista Veintitrés (15/1/08)

Notas e imágenes: Rodolfo-J.Rodríguez-R.6/5/2008

Disponible en:
http://www.revistapueblos.org/spip.php?article841


Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Colombia como punta de lanza contra América Latina

Por Episteme - 6 de Mayo, 2008, 11:06, Categoría: Pensamiento Latinoméricano

ENTREVISTA A
ASESOR DE LA CONVERGENCIA CAMPESINA,
NEGRA E INDÍGENA DE COLOMBIA


Héctor Mondragón:
"En el cálculo de las transnacionales está el utilizar a Colombia como punta de lanza contra el movimiento popular de América Latina"

por:
Aloia Álvarez Feáns
Jueves 3 de enero de 2008, por Revista Pueblos


Su defensa de los derechos de los campesinos, indígenas y sindicalistas colombianos le ha llevado a la cárcel en siete ocasiones y al exilio en una, pero a este economista, hoy asesor de la Convergencia Campesina, Negra e Indígena de Colombia, no es tan fácil intimidarle. Su visita al Estado español es una muestra de que las amenazas y la persecución política que sufren él y los sectores sociales a los que apoya son en realidad una motivación más para alzar la voz. Y es que en Colombia, como nos deja claro en esta entrevista, existen muchas razones para no callar.


Como asesor de la Convergencia Campesina, Negra e Indígena está volcado en la defensa de las luchas agrarias en Colombia. ¿Cuál es la situación de esas luchas hoy?

Las luchas agrarias en Colombia se caracterizan por la violencia gigantesca que sufren el campesinado, los afrocolombianos y las comunidades indígenas. En los últimos 26 años hemos sufrido una violencia terrible cuyo resultado ha sido la paulatina pérdida de todos los derechos que se habían conquistado en 80 años. Este retroceso se ha consolidado con la Ley 11.52 de este año, impulsada por el actual gobierno, una ley que liquida definitivamente las conquistas que se hicieron en 1936. Además, da un gran golpe a los pueblos indígenas, que habían logrado el reconocimiento de sus derechos en la Constitución de 1991 y en el Convenio 169 de la OIT. Esta ley, si bien no significa el despojo total de sus derechos como en el caso de los campesinos, da el primer golpe grave a ese conjunto de derechos.
El gobierno actual es rabiosamente antiindígena, porque se ha encontrado con que los indígenas todavía tienen derechos y son un obstáculo para sacar adelante sus políticas. El CECOIN hizo un estudio sobre la violación de Derechos Humanos indígenas entre 1970 y 2006 y lo que se ve es un incremento muy grande de la violencia contra ellos a partir del gobierno Pastrana y mucho más en el gobierno de Uribe. Mientras en la etapa anterior la violencia se concentraba sobre los sindicalistas ahora se está concentrando en los indígenas, que es el sector que mayores movilizaciones ha llevado a cabo en los últimos años.

Estas movilizaciones, ¿van más allá de la reivindicación tradicional del derecho a la tierra?
La reivindicación indígena y campesina actual se orienta fundamentalmente al combate contra el Tratado de Libre Comercio (TLC) con EE UU, las políticas neoliberales y los grandes megaproyectos, que afectan la vida de la gente del campo. Grandes megaproyectos como el Plan Puebla Panamá o el IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana) caen aplastantemente sobre la gente sin que ésta tenga posibilidad de opinar. Lo mismo sucede con las prioridades económicas gubernamentales. En este momento, Colombia ha determinado que la prioridad del desarrollo agropecuario son los agrocombustibles, en particular los dos cultivos de los grandes propietarios, la palma africana y la caña de azúcar. De esa forma, todo lo que son recursos de crédito, exenciones de impuestos, apoyos del Estado... se vuelca a favor de estos grandes propietarios y de los grandes empresarios que procesan el azúcar o el aceite, en perjuicio, primero, de los campesinos e indígenas y, segundo, de la población de las ciudades, que necesita comer. Colombia es un país con un gran déficit alimentario, pero para el gobierno la producción de alimentos no es una prioridad. Tienen un plan que llaman Visión 2019, en el que dicen que de lo que se trata es de tener dinero para importar alimentos, que es para lo que está diseñado el TLC. La realidad es que en este momento, a pesar de la tremenda violencia que se ha ejercido contra el campesinado, éste sigue produciendo la mayor parte de los alimentos del país. Toda la realidad terrible que vivimos tiene que ver con que ese sector que produce la mayoría de los alimentos del país es perseguido y discriminado, se quieren deshacer de él, pero al mismo tiempo lo necesitan. Los grandes propietarios, que tienen el 61 por ciento de la tierra, sólo tienen el 9 por ciento del área sembrada del país; mientras los pequeños propietarios, con el 14 por ciento de la tierra, tienen el 43 por ciento del área sembrada, es decir, son los que mantienen la producción agrícola.

¿Y cuál es el interés de los grandes propietarios?

El objeto de la concentración de la propiedad de la tierra es la especulación con los precios. A los grandes propietarios no les interesa la producción agrícola, pero tienen gran interés en los megaproyectos, que valorizan las tierras que le han quitado a los campesinos. Y esta cuestión de los megaproyectos también tiene que ver con los modelos de propiedad de la tierra. Toda esta lucha no es sólo por la propiedad de la tierra, es una lucha entre dos modelos económicos y la disponibilidad de la tierra es parte de ambos modelos.

En alguna ocasión usted ha dicho que el mapa del conflicto colombiano coincide con el mapa de los grandes proyectos de inversión. ¿Cuál es el objetivo de la guerra entonces? ¿Son el narcotráfico y la lucha contra la insurgencia simples cortinas de humo?

Lo primero que hay que decir es que el narcotráfico no es la causa del conflicto sino una de sus consecuencias. Por un lado, la mafia nace precisamente porque Colombia es un país en el que la violencia ha surgido como forma de eliminar los movimientos sociales, ha habido una tolerancia hacia las máquinas de muerte que ha sido aprovechada por la mafia. Por otro lado, el despojo de tierras de los campesinos, el frecuente desplazamiento por razones de violencia y la política de libre importación seguida por los gobiernos neoliberales causaron situaciones de crisis en el sector productivo agropecuario y llevaron a la pérdida de rentabilidad en muchos cultivos. Así que la población campesina desplazada por la violencia o la ruina se fue a la selva a sembrar coca. ¿Por qué? Porque cualquier producto era una solución para esos campesinos en la miseria. Una vez aparece el narcotráfico se convierte en un poder más, ligado al tradicional. Hoy esto se ve en el fenómeno de la parapolítica, porque todos estos personajes políticos acusados de paramilitarismo están financiados por el narcotráfico. Los sectores en guerra, en particular los paramilitares, han hecho de éste una fuente de financiamiento. Así el narcotráfico pasa a ser parte del conflicto, pero no puede decirse que sea su causa, hay guerra por la coca como hay guerra por otros recursos.

Ha mencionado el desplazamiento. ¿Cómo afecta éste a la estructura socieconómica?

El primer efecto es la concentración de la propiedad de tierra y el segundo es la inestabilidad que supone para esta población desplazada: los que van a dar a las ciudades, que son buena parte, están expuestos a la indigencia, la prostitución o la delincuencia. Desde un punto de vista más general y a largo plazo, toda esta masa de desplazados se convierte en mano de obra barata. La máquina de muerte ha sido usada para hacer la violencia en el campo, pero en un determinado momento, cuando los trabajadores lograron hacer un sindicato unitario, la CUT, se lanzó contra ellos esta máquina de violencia y se hizo un verdadero genocidio contra los sindicalistas. Hoy quien sufre más muertos dentro del movimiento sindical son los maestros, porque, al igual que los indígenas, todavía tienen derechos. En los últimos 20 años en Colombia se han dado el 80 por ciento de los asesinatos de sindicalistas en todo el mundo. Así como en el campo tenemos una cosecha del terror con la pérdida de los derechos, en el sector obrero tenemos una pérdida total de los derechos por la liquidación total del liderazgo sindical. Esta violencia contra el movimiento sindical se relaciona con la pérdida de la capacidad de lucha de los trabajadores, porque hay 3 millones de desplazados, que aceptan cualquier salario. El desplazamiento ha aumentado la miseria, no sólo de los desplazados sino del conjunto de los trabajadores.

Esta situación se agravará probablemente cuando se concrete la firma del TLC. ¿En qué estado se encuentran las negociaciones?

El TLC ya fue negociado dos veces, si se le puede llamar a eso negociación, porque el papel del gobierno de Colombia fue decirle a EE UU que sí a todo... La primera fase de la negociación se terminó en noviembre del año pasado, pero las reivindicaciones del movimiento sindical y ecologista estadounidense provocaron que en el Partido Demócrata surgieran nuevos planteamientos sobre el conjunto de TLCs que estaba firmando EE UU. La presión de base de los demócratas ha llevado a que tengan que hacer al menos tres cambios y el gobierno colombiano lo que hizo fue simplemente acatarlos y firmar el texto nuevamente este año. Pero desde el punto de vista del movimiento campesino e indígena colombiano estas condiciones son plenamente insuficientes. Primero, porque las importaciones de productos agrícolas van a ser descomunales y van a agudizar el problema de los cultivos ilegales. En segundo lugar, porque significan la pérdida de soberanía alimentaria del país y, en tercer lugar, porque toda esa masa de productos agrícolas que va a entrar es absolutamente desestabilizadora, va a agudizar la crisis del campo y las causas del conflicto. Por otra parte, el gobierno colombiano esta negociando otros TLCs con la UE, con Canadá, con Guatemala... Desde nuestro punto de vista no es que esté mal hacer tratados comerciales, tiene que haberlos, pero los que se están firmando no consideran para nada la inequidad entre realidades económicas de distinto nivel de desarrollo.

Imagino que, dado el grado de represión, las movilizaciones sociales son poco comparables con las que se están desarrollando en otros países de la región, como Bolivia o Venezuela.... ¿Colombia se queda sola?

La cosecha del terror significa haber aislado a Colombia de todos los procesos que se están dando en América Latina. En un lugar donde los derechos de los trabajadores están demolidos, donde le han quitado la tierra a los campesinos, donde se ha asesinado a miles de líderes indígenas, ¿de dónde vamos a sacar una izquierda como la ecuatoriana o la boliviana? No podemos, vivimos procesos inversos así que los resultados son inversos. En Colombia hay una emergencia de la ultraderecha que se expresa en el gobierno de Uribe y en su "acuerdo de paz" con los paramilitares en el que el objetivo es convertir en institución lo que antes era crimen. La parapolítica es eso, que ellos son el gobierno.

Hace unos días estuvo aquí el vicepresidente Santos diciendo que el paramilitarismo es una cosa del pasado...

Decir que no existe paramilitarismo es una gran mentira, claro que sigue habiendo. Pero el problema no es éste, hay algo mucho más importante y es que los resultados económicos del paramilitarismo están vigentes; es decir, los beneficios económicos que le dieron a las empresas que los financiaron, como la Chiquita Brands(1), están ahí. Lo que ellos lograron para su negocio es un hecho, era un negocio financiarlos para así controlar la lucha de los trabajadores bananeros. Todas las conexiones de las empresas con el paramilitarismo están vigentes, sus resultados están vigentes.


¿Cómo es posible que la Unión Europea, y en concreto el gobierno español, que se autoerigen en adalides de la defensa de los Derechos Humanos, no lo vean?


Es lo mismo que preguntarse por qué las empresas transnacionales apoyaron el paramilitarismo... porque les convenía económicamente(2). No podemos negar que en el gobierno actual de los EE UU y de la UE quien pesa son estas empresas. En una situación como la de América Latina, en la que los movimientos sociales y algunos gobiernos cuestionan ese poderío de las transnacionales, se ve que el modelo de impunidad colombiano es exportable a otros lugares, porque les interesa a las empresas transnacionales para poner orden, para acallar a los movimientos populares. En el caso de que estos movimientos cobren más fuerza y se extiendan por toda América Latina, esta máquina de muerte se puede exportar. Pienso que en el cálculo de las transnacionales está el utilizar a Colombia como punta de lanza contra el movimiento popular de América Latina. Así que lo que influyan las multinacionales en los gobiernos europeos va a ser que lo que influyan en hacerlos apoyar esta solución, que es apoyar el uribismo, el modelo de impunidad. Los movimientos sociales europeos deben ser muy claros con sus gobiernos, o se apoya este modelo de impunidad para sacar adelante los intereses de las transnacionales o se adopta una posición real de defensa de los Derechos Humanos.

El proceso de paz con las FARC y el ELN, ¿es un proceso muerto?

Sé que con el ELN hay conversaciones, que espero que se profundicen y se sostengan. Con las FARC no hay ningún proceso, sólo la mediación que están llevando a cabo Piedad Córdoba y el presidente de Francia... Pienso que en Colombia la situación con la guerrilla tiene que resolverse por una negociación pero pienso que es mucho más importante que se reconozca que el origen de la violencia tiene que ver con el problema de la tierra. Eso es lo único que puede crear las condiciones para que en Colombia haya paz.

Notas:

(1)


Nueva demanda contra Chiquita Brands por complicidad con paramilitares en Colombia

Nueva York, noviembre 14 (AFP). Las víctimas de los paramilitares en Colombia y sus familiares lanzaron este miércoles en Nueva York una demanda por 7.860 millones de dólares contra la bananera Chiquita acusada de complicidad.

"La demanda consiste en reclamar compensación para las víctimas y sus familiares por todas las atrocidades", dijo a la prensa Jonathan Reiter, abogado de los 393 querellantes ante la corte del distrito sur de Nueva York.

Según Reiter, las víctimas de asesinato o tortura por parte de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) reclaman "indemnización por terrorismo, crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad, ejecuciones extrajudiciales y tortura".

En otro juicio federal, Chiquita admitió ante la justicia en marzo pasado haber pagado más de 1,7 millón de dólares a las AUC a los largo de seis años.

La empresa aceptó pagar una multa de 25 millones de dólares al gobierno de Estados Unidos pero las verdaderas víctimas no recibieron nada hasta ahora, según sus abogados, que reclaman ahora 20 millones de dólares por víctima.



(2)

Colombia: Juicio a Coca-Cola, Nestlé y Chiquita Brands
Por Constanza Vieira

BOGOTÁ, 4 abr (IPS) - La primera audiencia de la sesión sobre Colombia del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) responsabilizó a Estados Unidos y Suiza por permitir que empresas transnacionales con sede en esos países se beneficien de la guerra en la nación andina para aumentar ganancias.

La precarización del empleo tiene en Colombia al paramilitarismo de ultraderecha como agente armado para imponer recortes en los derechos laborales, lo que mejora los balances de las corporaciones estadounidenses Chiquita Brands y Coca-Cola y de la suiza Nestlé, según el TPP, cuya primera audiencia sobre este país concluyó el domingo. Sin potestad para imponer sanciones, el TPP está inspirado y es considerado sucesor de los célebres tribunales Russell de 1966-1967, sobre la guerra en Vietnam, y de 1974-1975 sobre las dictaduras en América Latina. El primero fue organizado por el filósofo y pacifista británico Bertrand Russell, y su verdadero nombre fue Tribunal Internacional sobre Crímenes de Guerra.

El TPP consideró que "Colombia está incumpliendo sus obligaciones en materia de abstenerse de apoyar al terrorismo y en particular la resolución 1.373 de 2001 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas" sobre medidas para combatir ese fenómeno. El principal señalamiento del TPP contra las tres empresas es haberse involucrado en Colombia "en prácticas violatorias de los derechos humanos más elementales, articulándose a las redes de violencia que hunden sus raíces en estrategias de Estado, incentivadas y patrocinadas por políticas hemisféricas que buscan legitimar el imperativo de seguridad para los grandes inversionistas y empresarios". El TPP escuchó durante dos días testimonios de víctimas y familiares de víctimas de violaciones de derechos humanos, como los asesinatos de 10 trabajadores sindicalistas de la corporación de alimentos Nestlé y de nueve de la fabricante de refrescos Coca-Cola.

Colombia es considerado el país más peligroso para el sindicalismo, uno de los blancos favoritos de los actores armados. En la longeva guerra colombiana, surgieron en 1964 guerrillas izquierdistas, y en 1982 paramilitares ultraderechistas, que comenzaron a actuar en apoyo del Estado. Estos son responsables de 80 por ciento de las violaciones a los derechos humanos en el conflicto, según la Organización de las Naciones Unidas. El gobierno del derechista Álvaro Uribe, iniciado en 2002, logró una polémica desmovilización parcial de los paramilitares, liderados por varios narcotraficantes.

Los crímenes contra sindicalistas disminuyeron en estos años, aunque en 2005 fueron asesinados 43, según cifras oficiales, o 70, según la estadística que lleva la Escuela Nacional Sindical (ENS). Además, según la ENS, 260 sindicalistas recibieron amenazas de muerte en 2005, 56 fueron detenidos arbitrariamente, siete sufrieron atentados, 32 fueron perseguidos por su actividad sindical, ocho tuvieron que dejar sus hogares, tres fueron desaparecidos y uno soportó un allanamiento ilegal. "El terror laboral impuesto en Colombia por el Estado y las multinacionales combina (...) estrategias legales e ilegales", de tal modo que quienes denuncian estos hechos son convertidos en acusados, y en algunas ocasiones se los vincula con la guerrilla, según el TPP.

La sesión se prolongará hasta 2008 a través de siete audiencias. Observará "prácticas económicas que se entrelazan con lo político y lo militar y afectan profundamente la vigencia de los derechos humanos". Aunque se esperaba una resolución provisional que reseñara la amplia documentación acopiada en la audiencia y que será remitida a la sesión deliberante dentro de dos años, los miembros del TPP manifestaron que la situación de Colombia "no da espera".

"Decidieron hacer una resolución mucho más contundente, analítica y fundamentada", dijo a IPS el jurista y sacerdote jesuita Javier Giraldo. "Estar aquí y ver la autenticidad de los testimonios de las víctimas fue desgarrador y dramático. Ha sido realmente de los momentos más impactantes en mi trayectoria como defensora de los derechos humanos", dijo a IPS la nicaragüense Vilma Núñez de Escorcia, presidenta de la audiencia y vicepresidenta regional de la Federación Internacional de los Derechos Humanos. Núñez de Escorcia integró el tribunal junto con el juez italiano Gianni Tognoni y cinco conjueces nacionales.

El TPP ha tenido 33 sesiones desde su creación en 1979, y es la segunda vez que Colombia es objeto de examen. Lo fue en 1989-1991, en el marco de audiencias sobre crímenes de lesa humanidad en 12 países de América Latina. La actual sesión tuvo como antecedente una preaudiencia pública en Berna, Suiza, sobre los actos de Nestlé. A esa empresa se le achaca haber puesto en el mercado leche en polvo vencida y de perseguir a los trabajadores sindicalizados. Esta última acusación alcanza también a Chiquita Brands y Coca-Cola.

Chiquita Brands reconoció ante un tribunal estadounidense haber dado aportes a grupos paramilitares. Según el TPP, existen pruebas de que la transnacional bananera en 2001 "transportó tres mil fusiles AK-47 y cinco millones de proyectiles con destino a grupos paramilitares de Córdoba y Urabá", regiones del noroccidente de Colombia dominadas por esas milicias. "Para obligar a un trabajador a retirarse del sindicato o de la empresa, a renunciar a pretensiones legítimas, a aceptar condiciones laborales precarias, se recurre sistemáticamente a paramilitares que, por medio de intimidaciones, secuestros, atentados, amenazas, torturas y asesinatos, buscan hacer efectivos los nefastos propósitos de la transnacional y del Estado colombiano", señaló el TPP.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria de Alimentos (Sinaltrainal) ha sido duramente golpeado y "todos estos crímenes y procedimientos permanecen en absoluta impunidad", subrayó. A raíz de estas denuncias, los productos de Coca-Cola han sido boicoteados en 10 universidades estadounidenses y en la británica de Oxford, así como en otros escenarios. La empresa acusó en enero a Sinaltrainal de "desinformación malintencionada", mientras desde julio de 2001 se sigue ante el tribunal del distrito Sur de Florida, Estados Unidos, un proceso en su contra. A raíz de la demanda, la transnacional destinó 10 millones de dólares a tres fundaciones que ella misma hizo crear en Colombia para beneficiar a población vulnerable.

Según el tribunal, Coca-Cola incrementó su capital fundacional en este país andino de 10.000 dólares, en 1942, a 628 millones de dólares en 2005, sin que mediaran inversiones de su casa matriz. Entre 1990 y 2001, la firma incrementó su patrimonio en Colombia ocho veces, 26 veces sus activos, y 1,4 veces el valor creado en sus fábricas, y registró una rentabilidad promedio anula de 80 por ciento en la década de 1990. Nestlé pasó de producir 109.000 dólares anuales por trabajador a 427.000 dólares entre 1990 y 2005, lo que equivale a un incremento anual superior a 20 por ciento.

Ambas empresas están rediseñando sus patrones de inversión y utilidades desde 1980. En esos procesos han cerrado fábricas, plantas y subsidiarias, y dan prioridad al empleo temporal y subcontratado. En los años 90, Coca-Cola redujo en 3,5 veces la cantidad de sus trabajadores con estabilidad laboral y en tres veces la de sindicalizados. En Nestlé, sólo tres por ciento de los trabajadores actuales tiene 10 años de antigüedad. Para Coca-Cola, esta política significó en la última década una reducción de costos salariales de 35 por ciento cuando contrata trabajadores temporales, de 60 por ciento cuando el trabajador es incorporado a través de un contratista y de 75 por ciento cuando proviene de una cooperativa.

En conjunto, Coca-Cola ha reducido en 2,5 veces la masa salarial de sus trabajadores, y Nestlé en 59 por ciento entre 1998 y 2005. En ambas empresas, Sinaltrainal está en proceso de extinción. (FIN/2006)



Aloia Álvarez Feáns forma parte del Consejo de Redacción de Pueblos. Esta entrevista ha sido publicada en el nº 29 de la revista Pueblos, diciembre de 2007.

Notas e imágenes: Rodolfo-Rodríguez-R. /6/5/1008

Disponible en:
http://www.revistapueblos.org/spip.php?article744


Permalink :: Comentar | Referencias (0)

América Latina cuenta con grandes reservas de dignidad

Por Episteme - 6 de Mayo, 2008, 10:45, Categoría: Pensamiento Latinoméricano

EL MUNDO PATAS ARRIBA VISTO POR EL ESCRITOR URUGUAYO

Eduardo Galeano:
"América Latina cuenta con grandes reservas de dignidad"

Jueves 1ro de diciembre de 2005, por Fernando Arellano Ortiz


Escribe, según sus propias palabras, para revelar la historia escondida, la que ha sido tergiversada, porque como es sabido, generalmente las historias oficiales de los pueblos las redactan según sus conveniencias los ganadores. Su pasión es la de narrar en forma breve realidades sociales que pintan de cuerpo entero la idiosincrasia latinoamericana, pero, al mismo tiempo, tiene una capacidad para ver en forma descarnada, real y analítica el devenir del mundo y sus fenómenos sociológicos. No hay más que echar una ojeada a su libro Patas arriba. La Escuela del mundo al revés, para comprobar esta premisa.

Es autor de esa obra controvertida y ya clásica que es Las venas abiertas de América Latina, escrita en 1970. Éste es un libro concebido como una novela que cuenta con pasión, lucidez y amplias referencias históricas cómo una región tan beneficiada por la naturaleza ha sido no solamente esquilmada primero en la colonia por los españoles y luego por las potencias de Occidente durante su vida republicana sino que, además, no ha podido encontrar aún su destino y con él una mejor suerte.

Su autor es un periodista y escritor nacido en 1940 en Montevideo, Uruguay, que responde al nombre de Eduardo Hughes, pero desde que hacía dibujos para los periódicos de su país en plena juventud decidió adoptar el apellido materno por la difícil pronunciación española del de su progenitor. Por consiguiente, desde que comenzó a escribir firma como Eduardo Galeano.

Durante su ya vasta trayectoria de escritor, Galeano se ha dedicado sistemáticamente a borrar las fronteras entre las vertientes del periodismo y la literatura. En sus más de doce libros confluyen la narración y el ensayo, la crónica y la poesía, el humor y el sarcasmo; así como en sus notas de prensa sobresalen los párrafos contundentes salpicados de ejemplos de entereza y dignidad de ciudadanos del común, que son, en su concepto, los verdaderos héroes del mundo de hoy.
Entre identidades elegidas y heredadas

¿Cómo entiende usted la identidad cultural?

Es muy difícil hablar de identidad de forma breve, creo que se ha universalizado este concepto en los últimos años, lo que me parece muy limitado. Diría que reduce la identidad a un asunto de museo y yo creo que sobre todo somos lo que hacemos para cambiar lo que somos, o sea, creo en una identidad en movimiento, creo en una identidad viva y creo más en las identidades elegidas que en las entidades heredadas en una región del mundo como es América Latina que tiene una amplia experiencia en la materia. Para citar dos ejemplos entre miles, señalaría los siguientes casos de identidad elegida: un antropólogo alemán llamado Kurth Hunker que llega a Brasil a principios del siglo XX para estudiar a los guaraníes. Es un hombre joven, recién egresado de una universidad alemana y al entrar en contacto con los guaraníes descubre que él es guaraní y asume esta revelación, pasa a llamarse Kurth Imuendayú, que quiere decir en la lengua de esta etnia "el que elige su casa". Muchos años después muere siendo un indígena guaraní luego de haberse estudiado así mismo.

El otro caso que se puede citar como ejemplo es el de Rafael Barrett, uno de los escritores paraguayos de todos los tiempos y una figura emblemática de la cultura paraguaya, probablemente la mayor de todas, el paraguayo más paraguayo de todos. Rafael Barrett era hijo de padre inglés y de madre española, educado en Francia, llega a Paraguay cuando es hombre hecho y derecho, anarquista fervoroso, pasa en este país seis años de su vida, la mayor parte de este tiempo preso por actividades subversivas, después lo mandan al exilio, nunca más puede volver y él como repito, era el más paraguayo de todos porque descubrió que era paraguayo. Pisó esa tierra y esa tierra le dijo a través de las plantas: "tú me perteneces, tú eres mi hijo, así hayas nacido en otro lado". La identidad, entonces, no tiene que ver con las partidas de nacimiento, tiene que ver, fundamentalmente, con los lugares, las personas, los valores que uno elige.

¿En consecuencia, se elige la identidad?

Depende del caso, hay que tener una noción de identidad muy flexible que además no nos impida olvidar que somos diversos y que somos universalidad porque la condición humana es una y muchas y eso es lindísimo que ocurra. Lo mejor que el mundo tiene está en la cantidad de mundos que el mundo contiene. Por suerte somos diferentes, por suerte somos diversos, pero también hay valores comunes al género humano que se han ido transmitiendo de diferentes maneras, de generación en generación.

Pero hay mucho chauvinismo de rechazo a ese argumento, porque hay sociedades que se encierran en su propia cultura y en su propio mundo...

Claro, lo que pasa es que eso también ocurre como una actitud defensiva, en muchos casos fanática y ciega, a la globalización que impone una suerte de "uniformización" de la cultura a escala mundial. A veces se dan esas reacciones que suelen ser de fanatismo religioso o de aislamiento cultural que en ciertas oportunidades se explican, no digo que se justifiquen, pero se explican como respuestas a esta especie de "uniformización" obligatoria en la época de la gran hamburguesa planetaria.

Frente a la globalización ¿podemos anteponer el concepto de la localización?

Yo diría que hay que ser muy flexibles, tolerantes y muy cuidadosos con estos temas. El problema es que para recuperar la universalidad de la condición humana que es lo mejor que tenemos es necesario celebrar al mismo tiempo la diversidad. Esta sería la síntesis de lo que yo creo que es la identidad, en un mundo que a mí me parece que anda muy mal porque te condena a morir de hambre o de aburrimiento. Un mundo "uniformizado" es un mundo aburridísimo. Yo creo que la condición humana es muy divertida, muy diversa, muy celebradora de la vida, es un abanico de todos los colores, es un arco iris infinito.

Un pensador y político colombiano asesinado, Álvaro Gómez Hurtado, en su libro La revolución en América, dice que cuando se descubrió nuestro continente ya llevaba cinco mil años de atraso en la historia. Al fin y al cabo la cultura americana es relativamente nueva. ¿Cree usted que ya hay en Latinoamérica una identidad cultural?

Hay muchas, por suerte, que de algún modo definen un espacio cultural común, pero son muchas y muy diversas. América Latina es una región del mundo donde se encuentra todo lo que busques. Qué suerte que seamos así, como ese disparate que alguien alguna vez me discutía desde las altas cumbres de la ciencia preguntándome qué tiene en común un negro de Haití con un gaucho de la pampa. ¡Pero claro que tienen algo en común! No lo saben, pero seguro que tienen algo en común. ¿Por qué? Porque unos y otros han sido condenados a la amnesia de una historia oficial enferma de racismo, de machismo, de elitismo y de militarismo; están mutilados en el conocimiento de lo que fuimos, en la memoria compartida, y mutilados también en el conocimiento de la realidad, pero en la medida en que eso se abra, en que luchemos para abrirlo, para ser lo que podemos ser, que es una cosa infinitamente amplia y espléndida, vamos a descubrir que hay muchísimos más puntos de contacto de los que suponemos que hay y te diría que empezando por los más obvios que pasan por la obligación de sentido común de defendernos juntos. Es un escándalo que los países latinoamericanos no hayan logrado unirse siquiera para hacer frente juntos a la deuda externa. Cosas que parecen de cajón, se negocian por separado, con lo cual, por separado se ahorcan.
La realidad latinoamericana

En su libro Las venas abiertas de América Latina se detalla pormenorizadamente toda la explotación de las tierras de este continente, pero ese texto usted lo escribió en 1970. ¿Treinta años después Latinoamérica no está en un proceso de involución?

En algunas cosas sí, en otras no. Es muy difícil hacer un balance treinta años después. No se pueden reducir las cosas a un simple balance, la realidad por suerte es más rica y más asombrosa de lo que cualquier esquema puede presumir que es. Ella es una señora con mucha capacidad de sorpresa y muy inabarcable, pero en líneas generales diría que en algunas cosas se ha retrocedido, sí, y en otras se ha avanzado. Se ha retrocedido... te pondré ejemplos un poquito deshilvanados. Recuerdo que cuando escribí Las venas, a finales de 1970 había una cierta unanimidad universal en torno a algunas cosas elementales: la pobreza era resultado de la injusticia, lo proclamaba la izquierda, el centro lo admitía, la derecha no lo discutía. Había pobreza porque había injusticia, un reparto injusto de los panes y de los peces. Treinta años después ya quedan muy poquitos que digan que la pobreza es resultado de la injusticia. No digamos en la derecha o en el centro pero hasta en la izquierda ha prosperado esta suerte de certeza de fin del siglo XX y comienzos del siglo XXI de que la pobreza es el castigo que la ineficiencia merece y por lo tanto no es el resultado de la injusticia, es un acto de justicia. Se jode el que no trabaja o el que no sabe defenderse y el que no sabe competir y el que no es eficiente ni rentable. En ese sentido me parece que hay un retroceso, sí, se ha involucionado en la concepción de ciertas cosas que en aquella época eran de cajón, que nadie las discutía porque parecían que eran evidentísimas y ahora todo eso ha cambiado, este mundo es mucho menos solidario de lo que era el mundo del año 70, se han roto mucho los vínculos de solidaridad entre las personas, entre los pueblos, en gran medida porque como que hay una dispersión de esfuerzos, esta cosa unánime hoy por hoy de arréglate como puedas, de cada cual a lo suyo. Las venas abiertas es un reflejo de su época, de su momento.

Ahora vamos a las cosas que me parecen positivas. Creo que treinta años después las mujeres están mucho más despabiladas, es un hecho el ascenso de los movimientos que han logrado conquistas importantes en el reconocimiento de los derechos de la mujer, no en el papel, no en las leyes o en las constituciones sino en los hechos, se ha avanzado mucho, por lo menos en la toma de conciencia de que la humanidad no solamente está formada por la mitad de la humanidad. En otro plano que se ha avanzado en forma notable es en el de la conciencia ecológica. Ahora este tema está de moda y todos, hasta los asesinos del planeta son verdes, pero eso indica que la hipocresía es el homenaje que el vicio rinde a la virtud.

¿Si se pusiese en el trabajo de reeditar una nueva versión de Las venas abiertas de América Latina qué le agregaría, qué le quitaría?

No, los libros nacen en un momento y en un lugar y en cierto modo pertenecen a ese momento y a ese lugar, a veces tienen la suerte de proyectarse más allá como pasó con Las venas, que sigue funcionando bastante bien porque continúa encontrándose con lectores en distintas lenguas, en distintos lugares del mundo. Es un libro del cual no me arrepiento ni de una coma, de él estoy muy orgulloso. Pero de ahí a repetirlo como si fuera cadena perpetua, no. Publiqué hace más de dos años otro libro que se parece en cierto modo y que se llama Patas arriba. La escuela del mundo al revés, que es una especie de Las venas pero con un lenguaje enteramente diferente, porque treinta años después yo soy otro. Eso sí, sigo siendo leal a las ideas que creo y a la gente que quiero.

La historia, generalmente, la escriben los que ganan, ¿de ahí tal vez la acogida de sus libros, que contienen la otra cara de la historia?

No, hay mucha gente que trae la otra historia, pasada y presente. La tarea mía es la de revelar la realidad que viene enmascarada. Yo sé que la realidad es neblinosa, contradictoria, difícil de descifrar, misteriosa, pero también es verdad que hay máscaras interesadas que nada tienen de inocentes y que son impuestas por un sistema que oculta, tergiversa, disfraza, miente. Entonces el gran desafío para quien escribe, creo, en mi caso por lo menos, es la revelación de esa historia escondida, lo que fue, lo que es, pero también a partir de una necesidad de celebración. Yo creo que aquella definición tan linda de Carpentier de lo real maravilloso de América es cierta porque si bien tiene lo real maravilloso también tiene lo real horroroso, pero ambos conceptos son hermanos siameses, tienen las espaldas pegadas. Así se barajan los naipes de la vida.

Usted que escribe sobre la otra historia, ¿cuál es su concepto de héroe en el mundo contemporáneo?

Para mí los grandes héroes no son los que están inmortalizados en el bronce o en el mármol sino que son las gentes anónimas, desconocidos que practican el heroísmo de la vida cotidiana y que son capaces de no sacrificar sus ideas, sus convicciones, sus principios, en función de sus conveniencias. Un gran héroe es un hombre que se levanta a las seis de la mañana, que trabaja doce, catorce, quince horas y que sin embargo sigue siendo leal a ciertos principios, a ciertos valores, y que no se ha dejado convencer de que sólo se vive para trabajar e intenta trabajar para vivir, es decir, que no ha perdido de vista que el fin de la vida humana no es convertirse en hormiga.

Hay una anécdota que sucedió en Bogotá una tarde de fútbol que refleja la actitud de un jugador que considero heroica porque asumió una postura honesta al hacer lo que en su concepto debía hacer, lo que era digno hacer en lugar de lo que convenía hacer. Esa es la actitud de un héroe para mí. En este caso la historia no es de un héroe anónimo sino que tiene nombre propio. Para relatarla escribí, hace algún tiempo, un texto muy corto que está inédito y que se puede transcribir. Dice:

"Aquella no era una tarde de un domingo cualquiera del año 67, era una tarde de clásico, el club Santa Fe definía el campeonato contra el Millonarios y toda la ciudad de Bogotá estaba en las tribunas del estadio. Fuera del estadio no había nadie que no fuera paralítico o ciego. Ya el partido estaba terminando en empate cuando en el minuto 88 un delantero del Santa Fe, Ómar Lorenzo Devanni cayó en el área y el árbitro pitó penal. Devanni se levantó perplejo, aquello era un error, nadie lo había tocado, él había caído porque había tropezado. Los jugadores del Santa Fe llevaron a Devanni en andas hasta el tiro penal. Entre los tres palos, palos de horca, el arquero aguardaba la ejecución, el estadio rugía, se venía abajo y entonces Devanni colocó la pelota sobre el punto blanco, tomó impulso y con toda su fuerza disparó muy afuera, bien lejos del arco".

En una de sus intervenciones en Bogotá a mediados de 2000 usted habló del "dolor agregado". No se podría relacionar ese concepto suyo con lo que está viviendo el mundo, con lo que llaman globalización. ¿Cuál es su idea frente a esta corriente mundial?

¿El dolor agregado qué es? Simplemente es el dolor evitable porque la condición humana es al mismo tiempo luces y sombras. Estamos condenados al dolor y al amor, pero hay dolores que no provienen ni de la pasión humana ni de la muerte, que son los dolores que son agregados por un sistema enemigo de la gente y de la naturaleza que tiene que ver con el funcionamiento desigual del mundo. Yo creo, en concreto, que este proceso de imposición de valores universales centrados en la mercancía y en la rentabilidad implica un envenenamiento del agua, de la tierra, del aire, pero también del alma.
"Deseducación" de los medios

En su opinión, ¿cuál debe ser la responsabilidad de la educación en la concreción de una respuesta de prevención al dolor?

Del dolor agregado, porque el otro hay que aprender a asumirlo dado que la vida no es un camino de rosas y además porque hay cosas que ni el capitalismo, ni el socialismo, ni la anarquía, ni nadie va a poder resolver puesto que hay fuentes de angustia y de sufrimiento en la vida humana contra las cuales no hay nada. Pero el problema del valor agregado es otra cosa, ocurre cuando un sistema incorpora dolor al dolor, y claro, la educación cumple un papel importantísimo, sin embargo la gran dificultad radica en que hoy por hoy la educación deseduca porque está en manos de los grandes medios de comunicación que lamentablemente están, a su vez, al servicio de la incomunicación humana. Tenemos ahora quinientos, mil, un millón de posibilidades de elegir entre lo mismo y lo mismo, y los medios dominantes de comunicación son transmisores del sistema de valores que genera el dolor agregado, o sea factores de violencia, la cultura de la muerte, valores de consumo que nos están repitiendo tú eres lo que tienes, tú eres lo que compras, todo en nombre de una presunta objetividad.

¿Como escritor y periodista qué concepto le merece la revolución tecnológica en el campo de las comunicaciones, considera que el Internet está cambiando no solamente las costumbres de la sociedad sino también su cultura?

Bueno, es un medio no un fin, aunque se enredan mucho los medios y los fines, sobre todo en el mundo de hoy en el que los medios han ocupado el lugar de los fines. Hay una usurpación de los fines por los medios, se supone que los medios están al servicio de los fines pero se han convertido en la actualidad en instrumentos de nuestros instrumentos. Entonces los automóviles nos manejan, los supermercados nos compran, los televisores nos miran y las computadoras nos programan, pero los medios no tienen la culpa, el problema es el uso que se hace de ellos y la inversión de valores que los coloca en el centro del universo. Yo creo que Internet ha abierto espacios de comunicación alternativa muy importantes y es una paradoja al revés, por fin una paradoja linda, una paradoja buena, porque Internet es un sistema mundial de comunicación organizado por el Pentágono al servicio de fines militares, nace al servicio de la cultura de la muerte, de la programación universal de la muerte y, sin embargo, se ha convertido en un centro de resonancia, de voces alternativas que antes resonaban en campanas de palo y hoy en día a través de este sistema encuentran un espacio muchísimo más amplio. Esto permite también articular movimientos inspirados en la lindísima idea de que el planeta tierra puede ser salvado todavía, de que la condición humana no es tan jodida como creemos, de que la solidaridad es todavía posible, todos estos movimientos: ecologistas, feministas, de derechos humanos, de defensa de la diversidad sexual, de la recuperación cultural, de las radios comunitarias, de montones de cosas que existen, han encontrado espacios de comunicación para tejer una red.

¿Qué piensa del síndrome de la "farandulización" de los medios de comunicación?

La frivolización en los medios de comunicación no debe sorprendernos porque. como hacen los científicos clasificando el proceso de la evolución en la era terciaria, cuaternaria, glacial, no se qué, venimos nosotros de la era "Lewinskiana" que es una era que se produjo a finales del siglo XX y que abarcó un año y medio decisivo en la historia de la humanidad que consagró toda su energía de comunicación a la transmisión de esas jornadas épicas en el Salón Oval de la lingüista Mónica Lewinsky con el entonces presidente del planeta. Yo creo que ese es un retrato certero, perfecto, de lo que son los medios de comunicación en el mundo de hoy.
Reservas de dignidad

¿Cómo analiza la situación latinoamericana al comenzar un nuevo milenio, seguimos arrodillados frente a los Estados Unidos?

No, tanto como eso diría que no. Esta es una región del mundo con tremendas reservas de dignidad y uno apuesta por esa dignidad, pero reconozcamos que el panorama se ha vuelto tremendamente complicado. Tenemos una dirigencia política indolente. Las encuestas indican que América Latina es, hoy por hoy, la región del mundo que menos cree en el sistema democrático de gobierno. Una de esas encuestas, publicada por la revista The Economist, reveló la caída vertical de la fe de la opinión pública en la democracia en casi todos los países latinoamericanos: hace medio año, sólo creían en ella seis de cada diez argentinos, bolivianos, venezolanos, peruanos y hondureños, menos de la mitad de los mexicanos, los nicaragüenses y los chilenos, no más de un tercio de los colombianos, los guatemaltecos, los panameños y los paraguayos, menos de un tercio de los brasileños y apenas uno de cada cuatro salvadoreños. Triste panorama, caldo gordo para los demagogos y los mesías de uniforme; mucha gente, y sobre todo mucha gente joven, siente que el verdadero domicilio de los políticos está en la cueva de Alí Babá y los cuarenta ladrones.
La maldición de Colombia

Colombia atraviesa desde hace ya algunas décadas circunstancias muy adversas porque no ha podido superar el fenómeno de la violencia. ¿Cuáles serían sus palabras para nuestro país?

Yo no me quiero meter en los asuntos colombianos. De Colombia saben los colombianos, yo no soy quien para decirles qué tienen que hacer o qué deben dejar de hacer. Pero sí quiero decir un par de cositas. Primero, yo conozco este país desde hace muchos años, lo he visitado muchas veces, soy extranjero, sí, pero hasta cierto punto. En otros sentidos no soy tan extranjero ni me siento tan extranjero en Colombia. Puedo decir que tengo la certeza plena de que este pueblo es capaz de la alegría, gozador de la vida, fiestero, cordial, cariñoso, que no merece la violencia. La violencia es su maldición, pero no es su destino. Y otra cosa de la que estoy plenamente seguro es de que este pueblo no necesita que nadie venga a salvarlo desde afuera.

Fernando Arellana dirige el Observatorio Latinoamericano.

Disponible en: http://www.revistapueblos.org/spip.php?article306


Permalink :: Comentar | Referencias (0)