Web-Blog

Epistemología



Rodolfo-J. Rodríguez R.

rodolfojrr@gmail.com

about.me/rodolfojrr

San José, Costa Rica,

América Central




 


Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Subscripción

Sindicación

Ciencias y tecnologías económicas

Latindex

Programas de investigación filosófica

13 de Junio, 2008

Multiteoricidad económica

Por Episteme - 13 de Junio, 2008, 22:39, Categoría: Ciclos y teorías económicas

El mito de la Teoría económica

La economía es una disciplina en la cual se han ido instaurando mitos.

Muchos nacen de creencias populares, otros de visiones ideologizadas, de razonamientos parciales, o del desconocimiento de relaciones complejas que a simple vista pasan desapercibidas.

La reiteración de esos mitos les va concediendo carácter de verdad y va conformando un entorno distorsionado.

Examinemos uno de esos mitos.


Mito. De acuerdo con la Teoría Económica

Posiblemente uno de los mitos más arraigados es el de la sumisión y casi idolatría a la Teoría Económica.

Cuando se invoca a la Teoría Económica para justificar el hacer o no hacer algo, las palabras sobran, se produce un gran silencio y todos inclinan la cabeza ante semejante argumento de autoridad.


La Teoría Económica, con mayúscula, justifica casi cualquier cosa.

En los últimos años hemos visto muchos disparates fundamentados en la Teoría Económica.

Ni los organismos financieros internacionales, celosos guardianes de esa Teoría Económica, ni las autoridades locales se eximen de esos desaciertos "teóricos".

Y es que por lo general la retórica que acompaña a la Teoría Económica no solo está cargada de infalibilidad sino también de fatalismo. Si las cosas no se hacen de una determinada manera las peores desgracias ocurrirán de manera inevitable.


Este discurso tecnocrático y arrogante deslumbra e impresiona a muchos.

Por lo general los políticos son los primeros.

Muchos actores económicos son también seducidos, sobre todo cuando lo que dice la Teoría Económica es algo que los beneficia.



Pero las cosas, para bien o para mal, no son de esa manera.

En primer lugar, en materia económica no existe una Teoría con mayúscula. Existen muchas teorías.

Unas más generales y otras más específicas.


Unas que han hecho Escuela, como el Monetarismo, el Keynesianismo, el Estructuralismo o el Marxismo, y otras que no tienen otra aspiración más que tratar de explicar comportamientos de variables como la inversión, el ahorro o el consumo.

En segundo lugar, ninguna teoría económica tiene pretensiones de infalibilidad.

Como cualquier teoría científica está sujeta a verificación permanente.

Solo se sostiene en el tiempo si los hechos no la contradicen y si no surgen explicaciones mejores.




En tercer lugar, todas las teorías económicas se construyen a partir de simplificaciones de la realidad, para lo cual se establecen supuestos, cuya validez depende de las circunstancias en un momento y lugar determinado.


Desde luego, si esos supuestos no se cumplen, lo más probable es que la teoría tampoco se cumpla.


En cuarto lugar, la aplicación de la teoría económica requiere instrumentos concretos y específicos y, por lo general, las autoridades económicas pueden escoger entre diferentes opciones.

Esto hace que la referencia teórica, expresada como política, pueda tener variantes, cuyas implicaciones, sobre todo desde el punto de vista distributivo, podrían ser muy diferentes dependiendo del conjunto de instrumentos seleccionados.


Así las cosas, la próxima vez que la Teoría Económica sea utilizada como argumento de autoridad no nos dejemos impresionar ni deslumbrar y preguntemos ¿cuál teoría económica? ¿Bajo qué supuestos? ¿Con cuáles instrumentos?

Juan Manuel Villasuso  17 de Junio 2005
(La República)
Disponible en: http://www.tribunademocratica.com/2005/06/el_mito_de_la_t.html



Permalink :: Comentar | Referencias (0)